Un hombre que durante toda su vida sintió terror por los tiburones estuvo a punto de acabar en la boca de un gigantesco escualo, una experiencia que él mismo grabó con una cámara.

El noruego Geir Johansen, de 49 años, estaba practicando esnórquel ante la costa de Oslob (Filipinas) cuando vio justo debajo de él a un inmenso tiburón ballena que succionaba decenas de litros de agua con su enorme boca.

El turista no permitió que el miedo se apoderara de él, puesto que sabe que los tiburones ballena son unos animales pacíficos que se alimentan de pequeños peces y plancton. Así pues, mantuvo la calma y logró captar con su cámara el aterrador y a la vez maravilloso proceso.

Mientras filmaba al animal, Johansen se encontró en cierto momento peligrosamente cerca de la boca del tiburón, que estaba filtrando agua en gran cantidad para capturar algas y plancton.

Johansen fue arrastrado por la fuerza del agua hasta encontrarse presionado contra la boca.

“Antes de darme cuenta me vi en su plato, no sabía qué hacer”, comentó.

Entonces el tiburón le dio dos empujones con la cabeza. “Parecía de acero. La boca del tiburón no es blanda en absoluto”, dijo el noruego. “Me miró como si me estuviera diciendo: ‘Aléjate de mi comida'”, recuerda,según informa The Daily Mail.

El autor del video cuenta, sin embargo, que la experiencia con el tiburón ballena (la especie de pez más grande del mundo) no le ha curado el miedo que siente por los tiburones, una fobia que incluso le impidió hacer surf cuando vivía en Australia.