Dos agentes de policía detuvieron a un conductor cuando se desplazaba por una carretera cerca de la localidad estadounidense de Allentown, en el estado de Pensilvania. Parecía un procedimiento de rutina, pero el hombre se resistió y, tras un fuerte intercambio de golpes, desató un tiroteo que terminó con los agentes heridos y la fuga del detenido, según un video difundido este jueves por las autoridades. Los hechos sucedieron en noviembre pasado y fueron grabados desde el coche patrulla, que se hallaba justo detrás del lugar del incidente.

En la grabación, que fue difundida por la Policía para concientizar a la sociedad acerca de los peligros que acarrea su profesión, se observa cómo después de un violento forcejeo entre los agentes y el hombre, este último consigue hacerse con una pistola y dispara a los policías, hiriendo gravemente a uno de ellos. Afortunadamente, el agente pudo salvar la vida tras permanecer en estado crítico durante más de un mes.