B.M.S.

  • El ex seleccionador ha aparecido por primera vez sin su popular bigote. 

Vicente del Bosque sin bigote

Existen personas vinculadas a un estilismo determinado, un aspecto que les identifica y les define. Nadie imagina a David Beckham sin tatuajes, a Carles Puyol con el pelo liso o a Vicente del Bosque sin su bigote. Al menos, así había sido hasta este martes.

El salmantino, toda una leyenda en el mundo del fútbol en nuestro país, ha estado siempre vinculado a este aspecto. Es su distintivo desde los años setenta, cuando comenzó a dominar la ofensiva como centrocampista desde las filas del Real Madrid, y le ha acompañado primero como jugador y luego como entrenador en el equipo blanco y seleccionador nacional. Por eso, su aparición en un evento totalmente afeitado ha sido algo muy comentado. Es la primera vez que Del Bosque se ha dejado ver sin su característico mostacho, tan reflejado en fotografías, caricaturas y referencias, tan venerado como si de un distintivo de calidad se tratase.

Es un hecho tan impactante porque año tras año ha negado en rotundo que fuese a afeitarlo; su recortado ha sido incluso noticia. Ha copado titulares al respecto, asociado en muchas ocasiones a su serenidad, tan determinante y característica; se ha mantenido impoluto ante el sudor de goles propios y ajenos. Vicente seguirá siendo el mismo sin su bigote, pero siempre queda la pregunta que se ha hecho todo el mundo: ¿por qué ha renunciado a él?