EFE

  • La organización captaba a sus víctimas con el método “loverboy”: por Instagram, enamoraban a las mujeres y les prometían una vida en pareja en España.
  • Las mujeres eran instruidas en la forma de realizar los robos, que eran el pago de la deuda contraída en su viaje.
  • Las prendas se vendían en un gran outlet de Rumanía, perteneciente a la misma organización.

Instagram

La Policía Nacional ha desmantelado en Móstoles una organización que se dedicaba a la captación de mujeres de nacionalidad venezolana a través de Instagram, para que robasen ropa de marca y luego enviarla a Rumanía y venderla allí.

Según la Dirección General de la Policía, han sido detenidas cinco personas (cuatro ciudadanos rumanos y uno venezolano) y han sido liberadas dos víctimas de esta red, ambas venezolanas y con muy pocos recursos.

Mediante la red social Instagram, un miembro de la organización utilizaba el método “lover boy” que consiste en enamorar a las mujeres y convencerlas para viajar a España bajo la promesa de un compromiso amoroso y una vida en pareja.

La entrada a España se producía de manera regular, como turistas y con billete de ida y de vuelta y reserva de hotel. Una vez llegaban al país, se alojaban en casa de otro miembro de la organización, que les informaba de la deuda contraída por el viaje y la manera de saldarla, robar.

Las víctimas eran instruidas en la forma de cometer los robos; en qué tiendas debían robar (todas pertenecientes al mismo grupo empresarial), hasta que número de robos diarios podían cometer, cómo vestir para pasar desapercibidas y como utilizar ganzúas para eliminar la alarma de la prenda.

Las prendas, luego, eran enviadas a la ciudad rumana de Ploiesti, donde la organización poseía una gran tienda de tipo outlet.

Allí etiquetaban las prendas y se ponían a la venta, revirtiendo todos los beneficios en la organización. El grupo, incluso, las anunciaba en su página web.

En el domicilio en que se efectuó la detención de los sospechosos se encontraron placas de alarma y prendas de ropa valoradas en más de 300.000 euros.