EFE

Pasajeros en el aeropuerto de Madrid-Barajas.

Sergio Gutiérrez, eurodiputado del PSOE, pidió al Ejecutivo comunitario que se pronuncie acerca de la legalidad de las últimas medidas de Ryanair sobre el equipaje de mano, que promueven, según él, la “discriminación” entre pasajeros prioritarios y no prioritarios.

“Dudo que esta medida contribuya a agilizar el embarque. No se desincentiva la utilización del equipaje de mano, lo único que promueve es la discriminación entre consumidores”, escribió en la pregunta parlamentaria a la CE.

A su vez, solicitó a Bruselas que determine si los consumidores europeos se podrían acoger a las indemnizaciones recogidas en el artículo 7 del Reglamento sobre compensación y asistencia a los pasajeros aéreos en caso de denegación de embarque y de cancelación o gran retraso de los vuelos.

Medida de Ryanair

La compañía de bajo coste irlandesa anunció la semana pasada que a partir del 1 de noviembre aplicará distintas condiciones de embarque para pasajeros prioritarios que pagan una tasa previa y está limitado a 95 plazas por vuelo y no prioritarios.

Los segundos estarán obligados a facturar y pagar su equipaje de mano –entre 8 y 50 euros– y sólo se les permitirá viajar con un bulto pequeño como un bolso, maletín o mochila, ya que todo equipaje de medidas superiores a 35 x 20 x 20 cm, lo equivalente a una maleta de mano, deberá ir en bodega.