Un club de fútbol de la tercera división de Irlanda mintió sobre la muerte de uno de sus jugadores para suspender un partido contra otro rival de la liga, informa el canal RTE.

El hecho ocurrió el pasado viernes, cuando la gerencia del equipo Ballybrack informó a la Leinster Senior League sobre la muerte de Fernando La Fuente —originario de España— en un accidente de tránsito ocurrido la noche anterior cuando el futbolista volvía del entrenamiento.

Ante esta información, las autoridades de la liga cancelaron el encuentro de Ballybrack contra Arklow Town programado para el día siguiente, mientras que todos los demás equipos del campeonato homenajearon al supuesto fallecido con un minuto de silencio antes de cada partido disputado durante ese fin de semana.

El entrenador de Dorados, Diego Maradona, asiste a una conferencia de prensa tras el partido contra FC Juárez, el 24 de noviembre de 2018.

Varios clubes de la liga expresaron, además, sus “más profundas condolencias” a sus colegas del Ballybrack y a la familia de La Fuente. Mientras que la Leinster Senior League publicó, incluso, un obituario en un diario local para lamentar la pérdida.

Sin embargo, al contactar al Ballybrack y preguntar sobre el funeral, obtuvieron como respuesta que el cuerpo del fallecido había sido enviado a España un día después del accidente. Entonces, consultaron en los hospitales y otras instituciones locales, sin encontrar mención alguna trágico hecho que acabó con la vida del futbolista.

Finalmente, tras revisar las redes sociales de los compañeros de equipo de Fernando La Fuente, descubrieron que el ‘difunto’ no había sufrido ningún accidente sino que había regresado a España unas cuatro o cinco semanas antes.

“Sinceramente, no sabemos por qué lo hicieron” ya que “parece algo extremo” fingir la muerte de un jugador “para saltear un partido, mientras que “nosotros actuamos de buena fe” e incluso “hicimos un minuto de silencio por ese muchacho”, expresaron desde la liga. “Es absolutamente ridículo”, afirmaron.

A su vez, desde el Ballybrack reconocieron que el falso reporte sobre la muerte de su jugador fue “un error grave e inaceptable” cometido por uno de los integrantes de la gerencia y, tras disculparse por el suceso, detallaron que el responsable ya fue apartado de su cargo. Mientras tanto, la liga ha iniciado una investigación y analiza medidas disciplinarias contra el club.