20MINUTOS.ES

Zombie Boy

Rick Genest era una obra de arte en sí mismo. Convertido en un icono por llevar el 90% de su cuerpo tatuado, Genest, más conocido como Zombie Boy, creció en la ciudad de Montreal y pasó parte de su vida viviendo en las calles. 

A los 15 años, le dectaron un tumor cerebral que podía matarle o dejarle desfigurado. “Supongo que esto me llevó a obsesionarme con lo mórbido y macabro”, contaba Genest durante una entrevista.

You are confined only by the walls you build yourself #zombieboy #zb

Una publicación compartida de Zombie Boy (@zombieboyofficial) el16 Ene, 2018 a las 12:17 PST

Tuvo suerte y la operación para extirpar el tumor se realizó sin complicaciones, pero aquello cambió la filosofía de vida del joven: “Me di cuenta de que la vida es demasiado corta para no tatuarme todo lo que he soñado”. Eso le llevó a hacerse el primer dibujo con 16 años: una calavera con tibias cruzadas en su hombro. Al año siguiente, dejó su casa y se puso a vivir en la calle mientras se sacaba un dinero lavando coches. “Borré las líneas entre la vida y la muerte”.

A medida que su cuerpo se impregnaba de color, Genest llamaba más la atención. A los 19 años la tinta ya cubría casi toda la piel del artista, incluyendo su cara en la que llevaba un esqueleto y un cerebro como el de un zombi. De ahí le viene un apodo que terminaron por ponerle  sus amigos: “Cuando juegas en las calles y te metes en problemas, tienes un sobrenombre para cubrirte. Zombie vino de mi amor por el punk y los cráneos”.

RIP Zombie Boy Rick Genest 07.08.1985— 01.08.2018 #restinpeace #zombieboy

Una publicación compartida de Saniya Lumen (@saniyalumen) el3 Ago, 2018 a las 2:11 PDT

Su singular aspecto le llevó a figurar el Libro Guinness de los Récords y también le valió para trabajar en espectáculos extravagantes en los que comía gusanos e intestinos de cerdo que iban en la línea de su apariencia de muerto viviente. 

Zombie Boy terminó en 2011 en el radar de Nicola Formichetti, director creativo de Therry Mugler, que le hizo desfilar en París con la colección de hombre. Ser diferente también estaba en el ADN de Formichetti, amante de mezclar los opuestos e ideológo del estilismo de la cantante Lady Gaga. Un cameo en el videoclip Born This Way de la ganadora de un Grammy era el empujón que le faltaba al canadiense. 

If I was born in the 40’s.

Una publicación compartida de Zombie Boy (@zombieboyofficial) el15 Mar, 2016 a las 10:01 PDT

“Me dio un gran abrazo cuando la conocí y le hacían gracias mis bromas“, contaba Genest sobre su colaboración con Gaga de quien se terminaría haciendo amigo.

Prisionero de su imagen

El joven, convertido en modelo, siguió desfilando y apareciendo en editoriales de revistas como GQ, Vanity Fair y Vogue Hommes Japan, además de ser en 2012 imagen de la marca Rocawear de Jay-Z.

“Es un proyecto maravilloso. Tiene un aire fresco y underground“, explicaba Genest en una entrevista. Para él el mundo “era un escenario y no importaba si actuaba o desfilaba” porque las dos cosas eran “buenas oportunidades para entretener”.

El especial interés de Genest en la escritura le llevó también a colaborar en un álbum con el ex guitarrista Mike Riggs. Asimismo, participó en varias películas como 47 Ronin y series de televisión, entre ellas, Silent Witness.

Genest hacía labores sociales y ayudaba a la Fundación Home Depot de Canadá para concienciar a los jóvenes sin hogar.

Fue su agencia de representación, Dulcedo Management, la que informó a sus fans en Facebook de la muerte de Rick Genest a los 32 años. “Recibimos la desafortunada noticia al comienzo de la tarde y los miembros del equipo han ido a apoyar a su familia”, escribían en un texto con el que quisieron rendir homenaje al “icono de la escena artística”. El 7 de agosto hubiese cumplido 33 años.

La última foto que hay en su perfil de Instagram, que se publicó el jueves después de su fallecimiento, muestra un fondo oscuro y un anillo de luz con un poema titulado The Well. En ella, sus seguidores han escrito numerosos comentarios de dolor por la tragedia.

“Era alguien prisionero de esa imagen”, contaba Pénélope McQuade, presentador de Les échangistes de Radio-Canada, quien entrevistó a Genest en 2016.

El artista británico Marc Quinn tiene previsto crear una escultura de bronce de 3,5 metros de Genest para el Museo de la Ciencia de Londres el próximo año. “Lo encuentro bastante sorprendente. Es un artista. Su obra de arte es él mismo”, dijo Quinn al periódico Guardian en marzo.