20minutos.es

Adrián, el niño valenciano.

El Juzgado de Alzira (Valencia) ha dictaminado encausar a tres tuiteros (M.O.C, E.E y B.E.S.L) por un delito de incitación al odio en el caso de Adrián Hinojosa, el niño valenciano de ocho años enfermo de cáncer terminal que quería ser torero, según adelanta este martes El País.

Su caso saltó a la palestra en octubre de 2016 a raíz de las amenazas de muerte que recibió a través de las redes sociales desde sectores antitaurinos por su deseo de querer torear. Una polémica que comenzó a raíz de que Adrián hiciese el paseíllo y saliese a hombros de la plaza de toros de Valencia, donde se celebró un festival benéfico en favor de la Fundación Oncohematología Infantil. 

El padre presentó una denuncia ante la Guardia Civil de Carcaixent (Valencia) y la Policía Nacional abrió una investigación para determinar cuáles han sido las expresiones susceptibles de constituir un delito de odio. El niño falleció en abril del 2017, meses después del espectáculo taurino.

Fruto de las investigaciones realizadas se pudo determinar el tipo de mensajes que recibió el menor: “Que se muera, que se muera ya”, o “Vas a morir”.