La agente policial Adrienne Koleszar, de 33 años, ha causado furor con sus fotografías en Instagram desde hace dos años, cuando obtuvo el título no oficial de la policía más hermosa de Alemania. Ahora, no obstante, enfrenta una encrucijada.

El caso es que la fama de Koleszar, oficial de la ciudad de Dresden, creció de tal forma que la funcionaria se tomó medio año de licencia no remunerada para aprovecharla. Según informa Bild, sus jefes ya le dieron un ultimátum: o regresa al trabajo en enero, o continúa su estilo de vida sin su placa.

“Me gustarían las dos [alternativas]. Pero la vida no es un concierto a la carta“, aseveró Koleszar, cuya cuenta de Instagram cuenta ahora con más de 555.000 seguidores.

Los superiores de la ‘influencer’ le explicaron que los agentes policiales son escasos en el estado de Sajonia y que para el año que viene es preciso llenar 1.000 vacantes, por lo que debe tomar una decisión el próximo lunes.

Además de haber aprovechado su tiempo libre para publicar fotografías en traje de baño desde diversos lugares del planeta, la agente policial utiliza las redes sociales para dar consejos alimenticios y recomendar rutinas de ejercicio.

La sensación provocada por Koleszar ha sido tal, que algunos de sus seguidores expresan en Internet su deseo de ser arrestados por ella.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!