AGENCIAS

Pablo Casado

El presidente del PP, Pablo Casado, ha mostrado el rechazo de su formación al “desmantelamiento” de la reforma educativa del PP plasmada a través de la Lomce que persigue el Gobierno de Pedro Sánchez para regresar al “modelo fracasado y mediocre” de la Logse, que ha representado “el lastre” para los jóvenes.

Casado ha indicado en su intervención que ha sido la reforma educativa del PP a través de la Lomce la que “había permitido bajar el fracaso y el abandono escolar más de seis puntos” en España.

La comunidad educativa lo ve insuficiente

Por su parte, los docentes, estudiantes, sindicatos y familias de la comunidad educativa consideran insuficientes las medidas de la reforma del Gobierno y piden la derogación total de la Lomce y una reforma profunda del sistema educativo.

Los estudiantes, aunque ven “con buenos ojos” estas propuestas del departamento de la ministra Isabel Celaá, creen que el Gobierno debería ser “más valiente” y no limitarse a resolver los problemas urgentes del sistema educativo.

Por su parte, el sindicato de docentes ANPE, considera que el documento “es una de tantas reformas que se han sucedido” y critica que contempla “cambios legislativos superficiales sin la reforma profunda que necesita nuestro sistema educativo”.

La Confederación de Padres y Madres del alumnado (CEAPA) ha aplaudido la propuesta y ha manifestado que es “muy positiva” porque “ya es hora de que se entierre la Lomce que ha sido una ley nefasta para la educación en España”.

Bien recibido entre las comunidades

Más positiva se ha mostrado la consejera de Educación de la Junta de Andalucía, Sonia Gaya, que ha afirmado este viernes que en el Ejecutivo andaluz están “muy satisfechos” con “la reforma educativa que está planteando el Ministerio de Educación”, pues “ya era hora, precisamente, de modificar algunos aspectos básicos de la Lomce”.

Gaya ha señalado que los cambios son necesarios en aspectos “con los que la comunidad educativa, en su conjunto, jamás ha estado de acuerdo, y que realmente han supuesto un perjuicio, tanto para la democracia, precisamente de la educación y de la comunidad educativa”, como en lo referido a “la discriminación del alumnado”.

En los mismos términos ha reaccionado el conseller de Enseñanza de la Generalitat, Josep Bargalló,  que ha mostrado este viernes su satisfacción por la propuesta de modificación de la Lomce, aunque hubiera preferido una derogación absoluta de la norma, y ha pedido que en el trámite parlamentario la reforma educativa sea “más contundente” en aspectos como la coeducación.

“Con las modificaciones que propone, a grandes rasgos, coincidimos plenamente. Es a la práctica una derogación de la Lomce sin serlo”, apunta.

El Gobierno busca el “máximo” acuerdo

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha afirmado que la reforma educativa es un “asunto mayor” para el Gobierno y que lo quiere acometer “con cierta rapidez” y con el “máximo” acuerdo para lograr un sistema “que nos dure mucho tiempo”.

“Para eso hace falta acuerdo” y “estamos en unas buenas condiciones de alcanzarlo”, ha manifestado la vicepresidenta en Mérida, donde ha mantenido una reunión de trabajo con el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara.

En rueda de prensa, a preguntas de los periodistas sobre el borrador de la reforma de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce), ha indicado que se trata de un “asunto mayor” para el Ejecutivo de Pedro Sánchez, que se quiere afrontar “con diálogo, acuerdo y contando con todo el mundo”, pero también “con una cierta rapidez”.