OPPO RX17 Pro, primeras impresiones: apostándolo todo al diseño y la cámara, pero para reducir precio hay que hacer concesiones

La compañía china OPPO continúa su despliegue europeo y los últimos modelos en sumarse a su oferta son los OPPO RX17 Pro y RX17 Neo, el nuevo nombre que recibe su serie R17 ya anunciada en Asia hace algunos meses. Como su nombre indica, el más avanzado de este dúo es el OPPO RX17 Pro, que es el que nos ocupa en esta toma de contacto.

El nuevo gama alta de OPPO llega con un diseño que apuesta por el ‘todo pantalla’ con elementos como un notch muy discreto en forma de gota o el lector de huellas bajo la pantalla. Otro de sus principales argumentos es la cámara, o mejor dicho cámaras porque monta un sensor doble de 12+20 megapixeles al que se suma una tercera lente encargada de registrar la profundidad de la escena. Estuvimos en la presentación en Milán y os traemos nuestras primeras impresiones.

Diseño y pantalla: ajustando al máximo el frontal y una trasera muy llamativa

Oppo Rx17 Pro

Igual que ya vimos con anteriores modelos, el diseño es uno de los aspectos más destacados para OPPO y en el RX17 se vuelve a centrar en el reto de conseguir un frontal lo más despejado posible. Si hablamos de cifras, OPPO sitúa el aprovechamiento del frontal en un 91,5%, que no es poco. Para conseguirlo apuestan por un notch en forma de gota al estilo del que vimos en el OnePlus 6T (OPPO pertenece a BBK Electronics, que también son dueños de OnePlus), es muy discreto y no interfiere ni a nivel visual ni de software.

Los trucos para conseguir un 91,5% de aprovechamiento del frontal son un notch minúsculo y esconder el lector bajo la pantalla.

El otro “truco” para despejar el frontal es eliminar el clásico botón para el lector de huellas. Podrían haberlo colocado detrás como hacen muchos fabricantes, pero aquí OPPO se sube a la nueva tendencia de esconder el sensor biométrico bajo la pantalla, y hay que decir que con muy buen resultado, pero del rendimiento hablaremos más abajo. Para despejar el frontal también minimizan los marcos, incluyendo el inferior o ‘barbilla’ que, aunque es ligeramente más ancho que el resto, se ha compactado mucho mejor que en otros dispositivos con notch.

Con marcos tan reducidos y una diagonal de 6,4 pulgadas, la pantalla es protagonista absoluta del frontal. Durante la prueba, el panel AMOLED nos dejó muy buenas sensaciones tanto a nivel de contraste como de brillo, aunque esperamos al análisis para poder ver como se desenvuelve en distintas condiciones. La elección de FullHD no penaliza la calidad en absoluto y la nitidez se mantiene a pesar de ser una pantalla de grandes dimensiones. Hablando de dimensiones, el OPPO RX17 Pro es un móvil grande que al menos en mi caso no permite el manejo a una mano de forma fluida. Sin embargo, la excelente compactación y un peso relativamente contenido (183 g) hacen que resulte más cómodo de lo que parece por los números.

Oppo Rx17 Pro

Si pasamos a la trasera, lo que más destaca no es su triple cámara, sino el color degradado de la versión ‘Radiant Mist’. Aquí se nota la influencia de Huawei con aquel primer P20 degradado, pero llevada más al extremo. Tenemos un degradado de rosa a azul con tintes morados que resulta muy llamativo, aunque no es para todo el mundo. Lo mejor sin duda es el acabado mate ya que las huellas no se quedan tan marcadas como en el modelo Emerald Green que sí tiene acabado cristal.

Cámaras: dos lentes más una

Oppo Rx17 Pro 01

La fotografía es el otro pilar sobre el que OPPO nos presenta sus dispositivos y con el RX17 Pro subimos de nivel al contar no con dos, sino con tres cámaras traseras, aunque hay matices. El sensor principal es el de 12 megapixeles y cuenta con apertura variable f/1.5-2.4, al estilo Samsung, mientras que la lente de 20 megapixeles tiene una lente telefoto con apertura f/2.6 que permite aplicar un zoom de dos aumentos. En tercer lugar, bajo este combo de lentes tenemos un sensor TOF que como decíamos sirve para registrar la profundidad de la escena midiendo la distancia al objeto fotografiado. El objetivo no es sólo mejorar el popular modo retrato, sino aplicaciones de realidad aumentada, aunque aquí OPPO no entró en mucho detalle.

Aunque hay tres lentes no es correcto hablar de cámara triple, en realidad es una cámara dual de 12 + 20 megapíxeles y un sensor TOF que mide la distancia con el objeto fotografiado.

La cámara para selfies se encuentra en el diminuto notch que corona su pantalla. Hablamos de un sensor de 25 megapixeles con apertura f/2.0. Como no podía ser de otra forma, integra un modo belleza avanzado que según OPPO es capaz de ofrecer hasta “ocho millones de esquemas de embellecimiento”. En mi caso, activando el modo automático me suavizó e iluminó la piel pero no fue demasiado agresivo.

La aplicación de la cámara tiene un diseño muy Apple, pero cuenta con más opciones. Deslizando a izquierda o derecha nos podemos mover por el carrusel de modos que cuenta con opciones básicas como el modo foto automático o vídeo y otras específicas como retrato, el modo noche o los stickers. Destacar que el modo retrato cuenta con varias opciones de iluminación, de nuevo al estilo iPhone, y los stickers permiten crear un avatar a partir de un selfie, aunque siendo sincera ni se me parecía mucho ni el tracking funcionaba bien.

Durante el evento no hubo ocasión de poner a prueba el modo nocturno debido a las luces del stand pero fue una de las funciones más destacadas de la cámara. Las fotos en automático y las de modo retrato que pude sacar me dejaron buenas sensaciones pero el veredicto sobre la cámara toca reservarlo al análisis a fondo.

Rendimiento y seguridad: un motor de gama media que convive con características de gama alta

Oppo Rx17 Pro

Uno de los puntos que llama la atención del enfoque de OPPO es que a menudo ofrecen smartphones con un perfil de gama muy avanzada pero el procesador no es el más potente del mercado. En el caso del RX17 Pro tenemos un Snapdragon 710 y 6 GB de RAM con un fondo de 128 GB de capacidad. No pudimos ponerlo a prueba con juegos exigentes pero la toma de contacto con esta combinación fue muy buena; no detectamos lag ni tirones en las animaciones y la multitarea se movía muy rápido. De nuevo, esperamos al análisis a fondo para emitir un veredicto en este terreno.

El registro de la huella es un poco engorroso y cuesta más que con los lectores tradicionales, pero una vez terminado el desbloqueo es rápido y muy natural.

La configuración de procesador choca como decíamos con otras prestaciones propias de la gama más altas como el lector de huellas bajo la pantalla. Esto sí pudimos ponerlo a prueba, y con muy buenos resultados. El registro de la huella es un poco engorroso y cuesta más que con los lectores tradicionales, pero una vez terminado el desbloqueo es rápido y muy natural. El área de reconocimiento es bastante grande y nos deja colocar el pulgar en su posición natural, un poco ladeado, por lo que resulta muy cómodo. Adicionalmente cuenta con un sistema de desbloqueo facial.

Para cerrar hay que destacar el sistema de carga SuperVOOC que por razones obvias no pudimos testear, pero que promete cargar un 40% en 10 minutos y alcanzar la carga completa en 35 minutos. Sin duda cifras muy destacables teniendo en cuenta que monta dos baterías de 1.850 mAh cada una.

Conclusiones: un gama alta en casi todo

Oppo Rx17 Pro

Con el OPPO Find X, la compañía china se colocó dentro del segmento de la súper gama alta, tanto en prestaciones como en precio. Con el OPPO RX17 Pro se centran en un segmento avanzado pero con un precio más comedido que se queda en 599 euros. Eso sí, para bajar el precio hay que hacer concesiones. Por ejemplo, en el diseño no tenemos la espectacularidad del mecanismo móvil del Find X sino una apuesta más tradicional, pero que funciona y que sobre todo no tiene las desventajas de este tipo de sistemas.

Diseño y fotografía son los dos caballos de batalla de OPPO y aquí el RX17 Pro va con todo. Pero para contener el precio hacen concesiones y el procesador es el principal perjudicado.

Con todo, OPPO deja claro que el diseño es uno de sus caballos de batalla para diferenciarse, principalmente con ese frontal tan bien aprovechado con notch diminuto y lector oculto bajo el panel, pero también por el acabado degradado de la versión Radiant Mist. Las cámaras fueron el punto más destacado de la presentación y aquí OPPO va con todo: apertura variable, zoom, modo automático con reconocimiento de escenas, modo noche avanzado, retrato, animojis y hasta una tercera lente de la que no tenemos muy claro cual es su objetivo, pero ahí está. Veremos como se comporta en escenarios reales, pero desde luego que no se han dejado casi nada.

Volviendo a las concesiones fruto de ese precio más comedido, la más importante es el procesador. El Snapdragon 710 es una mancha en el currículum de un móvil que apuesta muy fuerte en otras áreas como el diseño, ese lector de huellas bajo la pantalla o sus cámaras. Aunque la primera impresión en cuanto a fluidez ha sido buena, no se nos puede olvidar que este modelo compite en una gama muy reñida donde hay dispositivos como el OnePlus 6T o el Xiaomi Mi MIX 3, todos ellos con procesadores de gama superior. Habrá que ponerlo a prueba para ver el desempeño del chip, pero es un hecho que aquí parte en desventaja.

También te recomendamos

Sony Xperia XZ3, primeras impresiones: un paso más cerca de la cima

EL FUTURO DEL COCHE ELÉCTRICO PASA POR ESTOS PUNTOS

OPPO Find X, análisis: un primer paso hacia las pantallas infinitas con algunos detalles por pulir


La noticia OPPO RX17 Pro, primeras impresiones: apostándolo todo al diseño y la cámara, pero para reducir precio hay que hacer concesiones fue publicada originalmente en Xataka por Amparo Babiloni .