Screen Shot 2017 08 12 At 4 42 14 Pm

El pasado mes de julio no ha sido bueno para Moviepass, el llamado “Netflix del cine”. La compañía se quedó literalmente sin dinero y se vio obligada a detener su actividad el pasado jueves y viernes, con los estrenos de la semana a punto de colgarse en la cartelera. No podían pagar las entradas para sus usuarios y necesitaron pedir prestados 5 millones de dólares en efectivo para afrontar pagar.

El lunes, el servicio volvió a funcionar reduciendo escandalosamente la oferta de pases. Sirva como ejemplo la isla de Manhattan, donde los usuarios apenas encontraron proyecciones en un par de salas.

Durante el fin de semana, el director ejecutivo de la compañía pidió disculpas e intentó arengar a los usuarios para que les ofrezcan su apoyo.

“La misión de MoviePass es hacer que el acceso al cine sea accesible para todos y aumentar el poder de descubrimiento, pero necesitamos su apoyo a medida que perfeccionemos nuestro modelo para el largo recorrido”.

Mitch Lowe, director ejecutivo de Moviepass

La compañía se defendió de lo ocurrido la semana pasada aludiendo dificultades técnicas, pero lo cierto es que se especulaba con que el estreno de una película como ‘Mission Impossible: Fallout’ dejara tiritando las ya maltrechas arcas de Moviepass. Sea como sea, lo ocurrido estos días ha agravado su situación de este servicio estadounidense. No llegan al umbral de rentabilidad, no han encontrado un equilibrio en su complejo modelo de negocio y, además, caen en bolsa.

Y, pese a todo, dicen tener un plan.

MoviePass busca acelerar su plan de rentabilidad con restricciones

Aplicación y tarjeta de Moviepass

La idea tras MoviePass es sencilla: el usuario paga una tarifa plana de 9,95 dólares mensuales y esta le da derecho a disfrutar de un estreno diario en cines tradicionales. La compañía, por su parte, paga el precio completo de las entradas a los cines. ¿Cómo cubre las pérdidas que les supone esta dinámica y genera beneficio? Con los datos de consumo de sus clientes.

El negocio consiste en vender esta información sobre los hábitos de los espectadores, pero vista la situación de la compañía no ha terminado de funcionar del todo bien y cada vez más se duda de supervivencia.

Con estos cambios restrictivos para los usuarios, pretenden dejar de quemar un 60 % de efectivo al mes

Es por eso que han anunciado nuevas medidas de reducción de costes y un aumento de los ingresos por suscripciones para reducir la quema mensual de efectivo en un 60 %. Con estos cambios la compañía cree que será capaz reducir el plazo en el que alcanzar la rentabilidad, pero también se juega la confianza de sus 3 millones de usuarios.

“Durante el año pasado, desafiamos a una industria atrincherada mientras manteníamos los registros financieros transparentes de una compañía que cotiza en bolsa. Creemos que las medidas que comenzamos a implementar la semana pasada reducirán inmediatamente la quema de efectivo en un 60 % y continuarán generando menores necesidades de financiamiento en el futuro”.

Ted Farnsworth, responsable de Helios, propietario de MoviePass

¿Y cuáles son esas medidas? Un aumento de los precios y la limitación en el acceso a las películas taquilleras.

Según explican, durante el próximo mes la tarifa estándar de 9,95 dólares al mes se incrementará hasta llegar a los 14,95 dólares mensuales. Y además, las primeras películas que se estrenen en más de un millar de pantallas tendrán limitada su disponibilidad durante las dos primeras semanas siempre y cuando no están disponibles de forma promocional.

Dicen estar generando “ingresos incrementales sin suscripción de 4 a 6 dólares estadounidenses aproximadamente por suscriptor y trimestre”

Una subida y una limitación que llegan casi un año después de que Moviepass presentara el plan que tan popular lo hizo tanto en Estados Unidos, donde opera, como en el resto del mundo, donde se observaba expectante su evolución. Antes, las tarifas se situaban entre los 15 y los 50 dólares dependiendo del plan o la región del cliente.

El incremento se suma también al ya anunciado plan para aumentar el precio de las películas más taquilleras, lo que se ha traducido en que la prácticamente todas las películas están más caras.

Según la empresa, están generando “ingresos incrementales sin suscripción de aproximadamente 4 a 6 dólares estadounidenses por suscriptor por trimestre”. Además, aseguran que la integración de MoviePass Ventures y MoviePass Films con su propio contenido original les está permitiendo obtener ingresos “mediante la propiedad de las películas a través de la taquilla, streaming, DVD, venta al por menor, ventas transaccionales, por ejemplo, Apple y Samsung, o derechos internacionales”.

También te recomendamos

La cultura geek también alcanza a la cocina con microondas

Netflix estaría considerando comprar salas de cine para proyectar sus propias películas, y tendría todo el sentido del mundo

El mejor cine del mundo está en Londres


La noticia Moviepass quema sus últimos cartuchos subiendo precios y limitando los estrenos: así intenta salvarse fue publicada originalmente en Xataka por Toni Castillo .