El día después de que el presidente de EE.UU., Donald Trump, arremetiera en redes sociales contra una estrella de la NBA, su esposa Melania se mostró dispuesta a apoyar una causa benéfica de ese mismo basquetbolista.

LeBron James, jugador de los Lakers de Los Ángeles, había opinado que Trump utiliza el deporte para dividir a las personas. Acto seguido, el mandatario le insultó en Twitter, afirmando que “no es cosa fácil hacer parecer inteligente” al deportista.

Sin embargo, la primera dama realizó un comunicado que no calzaba con lo dicho por su esposo. “Parece que LeBron James está trabajando para hacer cosas buenas en pro de nuestra próxima generación”, indicó la vocera de Melania citada por The Hill, en referencia a una escuela pública creada por James para niños en riesgo.

De inmediato, las redes notaron una incoherencia en las declaraciones de la pareja presidencial. “Me encanta cómo Melania va en contra de Trump. Es realmente hermoso”, expresó una internauta, mientras que otro afirmó que “definitivamente duermen en alcobas separadas”.

No obstante, otros sacaron sus propias conclusiones. “Es difícil de creer que esto provenga de una primera dama que llevaba una chaqueta con un ‘no me importa'”, indicó un usuario de Twitter, al tiempo que otro consideró que “Melania está jugando al policía bueno, policía malo”.

“No dejen que el elogio de Melania a James les distraiga del hecho de que su esposo está arruinando a nuestro país. Me pueden importar un bledo sus problemas, la casa está en llamas“, advirtieron.