Stanislaw Gregor 654054 Unsplash

Esta mañana, Jean-Claude Juncker anunciaba que la Comisión Europea había decidido matar el cambio de hora y dejar un mismo horario durante todo el año. Era solo una propuesta, pero ha puesto el debate encima de la mesa y parece que el tema nos va a acompañar durante los próximos años.

Aunque los argumentos a favor de suprimir el cambio de hora parecen fuertes y el tema lleva encima de la mesa años, no faltan los expertos que avisan que, en realidad, el cambio de hora resuelve muchos problemas que no solemos tener en cuenta. Entrevistamos a Jose María Martín Olalla, profesor de física en la Universidad de Sevilla y uno de los mayores expertos españoles en el asunto.

“No se puede decir que (el cambio de horario estacional) sea una mala idea”

¿Qué opina de la decisión de la Comisión?

No he escuchado las declaraciones y creo que han sido unas palabras que ha dicho en un noticiario. Entiendo todavía es un poco pronto para hacer una valoración. Pero con independencia de lo que ha dicho, sí que puedo dar alguna opinión sobre el asunto.

Yo llevo ya un tiempo explicando que la hora de verano funciona bien en verano y la hora de invierno funciona bien en invierno. Tener la hora de verano en invierno es complicado, tener la hora de invierno en verano también es complicado. Por razones distintas, pero siempre va a ser un problema.

¿Y, entonces, cómo se explica la popularidad de quitar el cambio?

Yo creo que, sobre todo, se debe a que salen a la palestra la gente que se queja. Es decir, las personas que han acudido a la Encuesta han sido los que piensan que es una mala idea. Y lo cierto es que no se puede decir que sea una mala idea.

Tal como está diseñado, no es una mala idea. Fíjate que no es una cosa que haya diseñado ahora la Comisión Europea, sino que se diseñó a principios de siglo XX y que se lleva haciendo en España incluso desde principios del siglo XIX. Es algo que se lleva haciendo desde que hay relojes mecánicos.

¿El problema son los relojes?

Ahmad Ossayli 395625 Unsplash

Eso me parece muy interesante. ¿Cree que el problema viene del conflicto entre nuestra forma de medir la hora (el reloj mecánico) y los cambios en la duración de los días y las noches?

Claro, el problema es que usamos relojes y los relojes no entienden de las estaciones. A un reloj le da igual si es verano o si es invierno. EL reloj marca las horas y punto. Pero, claro, las estaciones existen y, hasta cierto punto, es razonable que la actividad humana se adapte estacionalmente de forma diferente en invierno que en verano.

Entonces, la pregunta es ¿cómo de diferente tiene que ser nuestra actividad en invierno de la de verano? Y lo que se observa hoy en día es que las sociedades modernas aceptan que ese cambio es exactamente una hora. Es decir, hacemos el cambio estacional de hora para no tener que cambiar nuestros horarios. Uno entra a trabajar de ocho a tres durante todo el año sin ningún tipo de problema. Pero eso quiere decir que en invierno entra a una hora y en verano, una hora antes.

Él no se da cuenta, pero él está adaptando su horario al hecho de que el sol sale antes. Las sociedades modernas aceptamos el cambio de una hora en la actividad humana en verano y en invierno que es un cambio bastante razonable y natural. La actividad humana debe acompasarse a ese cambio estacional porque, queramos o no, no es lo mismo un día verano que un día de invierno.

Entonces, la pregunta de fondo es ¿hasta qué punto en las sociedades modernas nos hemos desacoplado del ciclo estacional del sol?

Claro. Es que precisamente, el cambio estacional es algo que nos acopla al ritmo del sol, pero la gente lo ve como si la estuvieran incordiando sin motivo. Es todo lo contrario: el cambio estacional es la forma moderna y cómoda de hacer que tu vida se adapte a la estacionalidad natural.

Si no lo hiciéramos, lo solucionaríamos de otra forma: cambiando los horarios. Por ejemplo, el Reglamento de las Cortes de Cádiz de 1810 ya recoge un cambio de horario en mayo/octubre equivalente al cambio de hora moderno. para adaptarse a la estacionalidad. Eso hoy no lo necesitas porque hacemos el cambio estacional.

Un problema irresoluble

Entonces, por lo que plantea, al final, lo previsible es que si el cambio estacional institucional desaparece la adaptación de horarios al final tendría que hacer de otra forma: por países, regiones o…

O por personas o sectores.

O sectores. Quizás el mejor ejemplo de esto son los comercios que tienen diferentes horarios de apertura a lo largo del año (incluso haciendo el cambio estacional de la hora)

Claro. Sobre todo, en los horarios de tarde. El cambio de verano, fundamentalmente, lo que te hace es ajustar la mañana, ajusta el amanecer. Hace que la hora de entrar al trabajo no cambie. Pero si tienes un horario de tarde, ese sí hay que cambiarlo por el cambio estacional, por el cambio de la longitud de los días.

Por ejemplo, en Sevilla es habitual que las tiendas abran a las 18:00 y cierren a las 21:00 en verano. Porque antes, la gente no sale a pasear. Es decir, no puede cuadrarlo todo. Si mantienes fijo el inicio del día y su longitud cambia, tienes que cambiar el horario de tarde.

En este sentido, el cambio estacional funciona bastante bien. Llevamos 40 años haciéndolo en España y en casi toda Europa. 100 años lleva funcionando de forma ininterrumpida en Reino Unido y Estados Unidos. Eso es una cosa que muestra una aceptación social y muestra una utilidad.

De hecho, esa utilidad se ve muy bien en lo que estábamos hablando antes. Los cambios de horarios como los del comercio se dan solo en sectores muy específicos. Pero, en general, las personas no necesitan cambiar sus horarios. Eso es una muestra del éxito del cambio estacional.

La cuestión de la salud

salud

No obstante, uno de los argumentos que se suelen usar para atacar el cambio de hora (además del argumento del ahorro energético), es el sanitario. Parece que hay cierta evidencia de que tener más horas de luz por la tarde es mejor para la salud

Yo tiendo a ser escéptico con este tipo de cosas. La gente suele hacer lo que quiere, incluso frente al horario oficial. Hace cosas extrañas, cosas que muchas veces chocan con lo que teóricamente es lo adecuado. Es habitual que en latitudes altas (como las de Dinamarca o Alemania) se emplee un huso adelantado como se hace en España. Eso se hace, por ejemplo, en Saskatchewan una provincia de Canadá. Al adoptar un uso adelantado anoche más tarde y amanece más tarde. De esta forma, se entra trabajar muy de noche, pero se puede aprovechar la luz del día por la tarde. Pero es que, claro, el día puede durar 7 horas. Es decir, o entras de noche y sales de día o entras de día y sales de noche.

Hay mucha gente que dice que biológicamente es más adecuado despertarse entorno al amanecer (y de hecho, en general, es lo que ocurre), pero en esas regiones lo que la gente hace espontáneamente es esto [adelantar el despertar mucho antes del amanecer]. La media de la provincia o el estado hace espontáneamente eso.

No son casos aislados

Hace tres años, en Chile suprimieron el cambio de horario. Duraron un año. Al año siguiente, volvieron a lo que estaban haciendo. Menos la región más polar, la región de Magallanes que decidieron permanecer estar en el horario de verano, adelantar el huso y, de esa forma, salir de trabajar de día.

¿Hay alguna forma de resolver el problema?

jornada laboral

Escuchando lo que plantea, me surge una duda. ¿Es posible que el tamaño comunitario no permita adoptar una política común que beneficie a todos?

Exactamente. El problema de la Comisión es tratar de armonizar eso en un continente que es tan extenso en latitud. Las necesidades de países como Lituania, Estonia o Finlandia son diferentes a las de países como España, Grecia o Italia. Allí la estacionalidad son “seis meses de noche y seis meses de día”. Su capacidad de adaptarse a la estacionalidad es limitada. En España, como el día dura como mínimo nueve horas y media, podemos ajustar la actividad laboral dentro de esos límites. Hay mucha gente en España que entra a trabajar de día y sale de trabajar de día durante todo el año. No toda, pero la hay.

De hecho, en España en verano nos interesa empezar a trabajar relativamente pronto para evitar la insolación de las horas centrales del día. En Inglaterra en verano, la actividad aparece tres o cuatro horas después de que amanezca, pero en España no puede hacer eso.

Yo creo que la Comisión no se ha planteado la dificultad de gestionar la latitud en el continente. No sé exactamente qué apoyo científico han tenido, pero me da la impresión de que hay una cierta ignorancia en el tema.

¿Cómo resolvemos el asunto? ¿Puede haber un cambio del sistema europeo que nos beneficie a todos?

El sistema europeo es difícil de gestionar. Es decir, la premisa de la comisión de que el sistema horario debe ser único es muy complicado de gestionar y el hecho de que estemos viviendo esto ahora mismo es consecuencia de eso. El problema viene de querer regular eso en una región tan extensa en latitud.

Si dejáramos espacio, como en Chile, las soluciones fueran regionales o nacionales igual sería una solución. Pero, claro, los problemas de coordinación (el horario de los vuelos, por ejemplo) seguirían ahí. Por eso, entiendo que el problema del cambio estacional merece la pena discutir. Lo del huso no, lo del huso es una patraña como un camión de grande.

Borrell y la vuelta al huso horario de Portugal y UK

Athena 321637 Unsplash

Justo cuando acabábamos la entrevista con Martín Olalla, Josep Borrell, ministro de Exteriores, planteaba que “quizás Española debería cambiar de huso horario” para adaptarse a la propuesta de la Comisión. Así que, teniendo en cuenta el final de la entrevista nos volvemos a poner en contacto con Martín Olalla.

Tras las declaraciones de Borrell, se hace inevitable la pregunta ¿Solucionaría alguno de estos problemas el hecho de cambiar de huso horario?

En teoría en nada. Salvo que revuelves más el río. La inevitable sensación de que han abierto la caja de los truenos. La incompetencia de esas declaraciones es mayúscula. Pero lo entiendo, le ponen la alcachofa y tiene que decir algo.

También te recomendamos

A las dos serán las dos: la mayoría de países del mundo no cambian la hora porque no tiene ningún sentido hacerlo

Así nos afecta el cambio de hora: las consecuencias de atrasar el reloj

Un par de chicos listos: smartphones y smart TVs, la revolución del ocio tecnológico mano a mano


La noticia Matar el cambio de hora puede no ser tan buena idea: esto es lo que opina uno de los mayores expertos del país fue publicada originalmente en Xataka por Javier Jiménez .