20MINUTOS.ES

  • “Me provoqué yo misma el ictus… pero ahora mismo prefiero callarme, que si no me embalo”.
  • “Nadie me habrá oído decir que me quiero jubilar… nos retira el público”, dice la Campos.

María Teresa Campos

Tiempos difíciles para María Teresa Campos. Sus problemas de salud (el ictus que sufrió); los de su hija (ese cáncer que regresa); y la incertidumbre de su futuro profesional. De todo ello ha hablado en una entrevista que le ha hecho su amiga Mila Ximénez para la revista Lecturas.

“Con mi edad puedo seguir trabajando exactamente igual que hace un año. Sobre todo me funciona lo que tiene que funcionar, la cabeza“, afirma orgullosa la presentadora (todavía en plantilla) de Mediaset.

La Campos habla de su ictus y asegura que si fue ingresada fue “por puñaladas que me han clavado”. Y añade: “Me provoqué yo misma el ictus… pero ahora mismo prefiero callarme porque si me pongo a hablar me embalo”.

Su salud y la de su hija Terelu: “Quiero que se sepa que me pueden sacar muy mona, me arreglo, pero todo va por dentro. Estoy contrariada y dolida por lo de mi hija, ahora espero que el tratamiento sea leve, que sea lo menos dañino”.

Y entre tanto disgusto, un brazo fuerte al que asirse, el de Edmundo Arrocet. “Pone alegría a mi vida, nos llevamos bien, dentro de que cada uno tenemos nuestra forma de pensar. Edmundo disfruta con que yo haga cosas y que la gente le pida que me cuide por la calle”, cuenta. Arrocet y ella llevan ya cuatro años juntos.

Y de jubilación nada

Se ha venido hablando de un posible enfado de la presentadora por no tener ya confirmado un nuevo programa en Telecinco. Este lunes, la malagueña se asomaba a la pantalla de Sálvame: “Nadie me habrá oído decir que me quiero jubilar”. Campos añadía: “A las personas que tenemos trabajo mediático nos retira el público, cuando no te quieren”.

La presentadora se explicaba: “Sé que tengo edad de jubilarme, pero no me apetece. Creo que he hecho tantas cosas en mi vida y han sido tan amables de tener tantos reconocimientos conmigo, que me gustaría cerrar mi carrera de la manera que la tengo que cerrar”.

Y de enfado con Mediaset, nada: “Nunca yo le hablaré a ningún medio ni a nadie mal de la empresa donde trabajo y estoy contratada y cobro”.