AGENCIAS / VÍDEO: EUROPAPRESS

Incendio declarado en Llutxent (Valencia) en la parte afectada de Barx (Valencia).

El inspector jefe del Consorcio Provincial de Bomberos de Valencia, José Miguel Basset, cree que el incendio declarado el lunes en el término municipal de Llutxent podrá darse por controlado en la tarde de este viernes. A ello ayudarán la lluvia y la bajada de temperaturas previstas para esta jornada.

El fuego, que este jueves se dio por estabilizado, ha arrasado hasta el momento 3.270 hectáreas: 1.210 en Llutxent, 965,1 en Gandia, 827,4 en Pinet —el 70% del término municipal, según su alcalde, Juan Ramón Chismol, 179,3 en Ador, 71,9 en Barx, 14,5 en Quatretonda y 1,7 en Rótova, según el último cálculo facilitado por el Centro de Coordinación de Emergencias.

En este quinto día trabajarán en la extinción dos medios aéreos, así como seis dotaciones del Consorcio, cinco unidades de bomberos forestales de la Generalitat con cinco autobombas, ocho brigadas de Divalterra y dos secciones de la UME.

Tras una noche “tranquila”, en la que los operativos terrestres se han dedicado a repasar las áreas en las que podrían producirse rebrotes de fuego y las próximas a urbanizaciones, de hecho, han empezado a reducirse los medios desplegados en la zona, según ha indicado el director general de Emergencias, José María Ángel. Un operativo de vigilancia y de guardia permanecerá allí los próximos días, hasta que se dé por extinguido el incendio.

Vuelta a sus hogares

Los vecinos de Pinet (Valencia) que fueron evacuados de sus domicilios pudieron regresar a sus casas tras registrarse un cambio de dirección del viento en el incendio. Así, Chismol confirmó a Efe que los 110 vecinos desalojados retornaron a sus domicilios una vez el incendio quedó estabilizado.

Los vecinos de este pequeño municipio fueron evacuados de forma preventiva el pasado martes, pero antes Emergencias de la Generalitat Valenciana había recomendado el “confinamiento de la población”, especialmente de las personas con problemas respiratorios.

Las personas desalojadas de las urbanizaciones de La Drova, Barx (Valencia) y la Ermita de Marxuquera, todas ellas en Gandia, también pueden volver este jueves a sus casas.

Sin embargo, los habitantes de las urbanizaciones ganadienses de Montepino, Montesol y Las Cumbres todavía no pueden acceder a sus viviendas porque “todavía hay peligro real derivado de las causas del incendio”, según ha explicado la alcaldesa de Gandia. Se permite la entrada en estas viviendas de técnicos municipales acompañados por bomberos, para evaluar los daños de cada vivienda.

Más de 2.600 personas fueron evacuadas de sus lugares de residencia como consecuencia del incendio de Llutxent.