EFE

  • El miembro más joven del grupo La Manada tiene en vigor su carné de conducir.
  • Cumplió dos periodos de retirada temporal de carné por conducir bajo los efectos de las bebidas alcoholicas.

Ángel Boza, miembro de la Manada, en los juzgados de Sevilla

Ángel Boza, el miembro más joven del grupo La Manada, se encuentra detenido en Sevilla al ser interceptado cuando huía tras robar unas gafas de sol e intentar atropellar a dos vigilantes de seguridad a la salida del aparcamiento del centro comercial. El sevillano conocido por su delito de agresión sexual a una joven en los Sanfermines de 2016, posee diversos antecedentes por delitos de tráfico.

El primero de ellos tuvo lugar en mayo de 2014, el joven fue detenido “conduciendo un vehículo bajo el efecto de bebidas alcohólicas y desobedecer los requerimientos de la Policía Local de Sevilla para que detuviera la marcha”, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía.

El Juzgado de Instrucción número 12 de Sevilla le impuso el mismo día que sucedieron los hechos, el 23 de mayo de 2018, una pena de 32 días de trabajo en beneficio de la comunidad, así como la privación de conducir vehículos a motor y ciclomotores durante ocho meses y un día por la comisión de una falta de desobedencia y un delito contra la seguridad vial.

El TSJA ha informado que el “Juzgado de lo Penal número 15 de Sevilla absolvió el 10 de abril de 2018, a Ángel Boza de un delito de quebrantamiento de condena referido a los trabajos en beneficio de la comunidad por el que fue sentenciado por el Juzgado de Instrucción número 12”. Añadiendo que  “los trabajos empezaron a cumplirse pero el condenado tuvo que dejar de cumplirlos por motivos laborales”.

Por otro lado, en febrero de 2016, el Juzgado de Instrucción número 10 de Sevilla le condenó por “conducir una motocicleta bajo el efecto de las bebidas alcohólicas y rebasar a gran velocidad un semáforo en rojo”.

El Tribunal aclara que “Boza aceptó una condena firme de multa de cuatro meses con una cuota diaria de 6 euros y ocho meses y cuatro días de privación del derecho a conducir por el delito contra la seguridad del tráfico” Además, “recibió una condena de cuatro meses de prisión y otros ocho meses y cuatro días de prisión, acordando la suspensión de la entrada en la cárcel durante un periodo de dos años”.

“Hace pocos días, el detenido retiró personalmente su permiso de conducir de las dependencias judiciales al haber cumplido ya el periodo de retirada” dictado en la sentencia de 2016, añade el TSJA.