Lenovo Yoga Book C930

Dentro de la extensa gama de portátiles renovados por Lenovo en esta IFA 2018, la variante que más arriesga, algo que ya forma parte de su ADN, es la del Lenovo Yoga Book C930. Es la forma de Lenovo de innovar en el mercado de los portátiles: convertir el teclado físico en otra pantalla, que cuando requiere un teclado lo emula digitalmente. Pero esta vez, con tinta electrónica.

Lenovo Yoga Book C930, ficha técnica

Lenovo Yoga Book C930

Pantallas

10,8 pulgadas (2560 x 1600 píxeles), 10, 8 pulgadas (Full HD de tinta electrónica)

Procesador

Intel Core i5 / m3 (séptima generación)

RAM

4 GB

Almacenamiento

128 GB / 256 GB

Conectividad

Wi-Fi 802.11AC, Bluetooth, LTE ( opcional), dos puertos USB 3.1, un puerto USB-C

Dimensiones y peso

26,16 cm x 18,03 cm x 1,78 cm. 775 gramos (modelo Wi-Fi) / 799 gramos (modelo LTE)

Biometría

Lector dactilar

Batería

8,6 horas de duración

Sistema operativo

Windows 10

Precio

A partir de 999 euros

Una buena noticia respecto a su predecesor es que la pantalla principal, de 10,8 pulgadas, ahora crece en resolución hasta los 2560 x 1600 píxeles (Full HD la secundaria de tinta electrónica). Se mantiene la capacidad táctil, y las dimensiones y peso lo hacen apetecible como equipo ultraportátil: se mantiene muy por debajo del kilo.

¿Cómo funciona el nuevo teclado de tinta electrónica?

Lenovo Yoga Book C930 1

Cuando necesitemos escribir, aparecerá el teclado dibujado sobre la pantalla, hasta aquí nada muy distinto al modelo anterior, en cuyo análisis ya comprobamos que requiere de cierta práctica para habituarnos a él, sin una respuesta física como estamos acostumbrados.

Cuando este teclado virtual no es usado, la pantalla en la que se incrusta permite escribir y dibujar en ella con un stylus, una solución que al menos luce más cómoda que tener que hacer trazos directamente en la pantalla si tenemos que tener el brazo levantado y en ese momento no podemos plegar el portátil.

Yb 13

Ahora, al contrario que en el Yoga Book anterior, sí podemos ver bajo el stylus lo que vamos trazando, sin tener que buscar la réplica en la pantalla principal.

Esta pantalla secundaria de tinta electrónica, en la práctica, también permite usar el ordenador como un enorme lector de libros electrónicos. Un guiño a los estudiantes y su necesidad de tomar y leer apuntes al mismo tiempo que manejan un dispositivo ligero y compacto.

Doble pantalla, pero menos batería

No obstante, esto no significa que la pantalla secundaria vaya a poder mostrar cualquier app o cualquier contenido: más allá de manejar PDF’s, no tendremos opción de darle otros usos alternativos al principal.

El teclado virtual aparece o se desvanece en función de cuándo necesitemos escribir en él. El trackpad, por supuesto, también se integra en esta pantalla. Ocupa un diminuto botón que cuando lo pulsamos crece hasta convertirse en un trackpad de tamaño completo, una solución que habrá que comprobar hasta qué punto es óptima cuando lo analicemos.

Yb 10

Si decíamos que la buena noticia de esta renovación estaba en la mejora de resolución de su pantalla principal, la mala noticia está en la duración de la batería, que queda limitada a “8,6” horas según Lenovo, algo que en horas y minutos debería traducirse en una autonomía de ocho horas y treinta y seis minutos aproximadamente. Para poner en contexto, el modelo anterior tenía 13 horas de autonomía.

El Lenovo Yoga Book C930 estará disponible a partir del mes de octubre a un precio que partirá de los 999 euros.

También te recomendamos

Lenovo hace crecer a su Yoga Book para crear una versión más económica

Yoga Book 2 y Project Precog plantean un futuro de portátiles con dos pantallas (y sin teclado o touchpad)

¿PUEDO INVERTIR EN UN VEHÍCULO ELÉCTRICO SI MI POTENCIA CONTRATADA ES DE 2,3 KW? ¡POR SUPUESTO!


La noticia Lenovo Yoga Book C930: vuelve el portátil de doble pantalla, ahora con tinta electrónica fue publicada originalmente en Xataka por Javier Lacort .