AMAYA LARRAÑETA

Juzgados de Violencia contra la Mujer

El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) pondrá en marcha este mes de septiembre una nueva división para tramitar las quejas, demandas y denuncias sobre juzgados y tribunales de violencia de género. Tres de los doce profesionales de la Unidad de Atención Ciudadana (UAC), la que se encarga de tramitar las quejas, serán previamente formados para asumir la tarea.

La idea, una propuesta que parte del observatorio del CGPJ para la violencia de género, es poner a disposición de las víctimas un buzón exclusivo para elevar sus reclamaciones en un protocolo preferente y distinto del resto de denuncias sobre las circunstancias de la administración de Justicia.

La creación de esta sección especializada llega para dar cumplimiento a la medida 106 del Pacto de Estado contra la violencia de género. Concretamente, la medida obliga al poder judicial “a difundir los canales existentes y promover su utilización, para facilitar la formulación de las quejas de las mujeres víctimas de violencia de género y de los y las profesionales, sobre posibles irregularidades o anomalías institucionales o judiciales, a fin de que se investiguen, y la víctima sea informada de la situación de los expedientes y en caso de archivo, de la causa a la que este obedece, adoptándose, en su caso, las medidas que procedan”, tal y como explica Ángeles Carmona, la presidenta del observatorio de violencia de género del CGPJ.

El CGPJ se ha propuesto publicitar mediante cartelería los protocolos para recibir quejas en los juzgados específicos de violencia contra la mujer, en los mixtos y en los penales que vean casos de violencia de género. Quiere así recoger cualquier inoperancia o crítica a los actores jurídicos con los que se topen las víctimas. Asimismo, la web del observatorio del CGPJ tendrá en breve un nuevo apartado para poder interponer quejas o denuncias de manera telemática.

Con estas iniciativas, el observatorio pretende detectar fallos y disfunciones en el sistema judicial lo antes posible, ya se trate de juzgados con cargas trabajo elevadas, demoras en los procedimientos o el trato deficiente de cualquier operador, sean estos abogados o jueces.

“Lo que queremos es separar las quejas de violencia de género del buzón general e iniciar un cauce propio para priorizar la atención”, según confirma Carmona, quien ha animado a que todas las mujeres que hayan detectado anomalías o deficiencias, trato incorrecto o incumplimientos de la legislación a que den traslado de sus reclamaciones en la UAC. Si hubiera comportamientos erróneos y constitutivos de acción disciplinaria, así se les podría dar solución.

La formación especializada que recibirán después del verano los tres operarios de la nueva división de quejas del Poder Judicial sobre violencia de género permitirá, además, ayudar a las víctimas a acceder a los recursos de la red pública asistencial. “Se trata de no dejarlas abandonadas, de no ceñirnos a notificarles el archivo de su causa sin más. Queremos que las mujeres tengan información sobre el acceso a otros recursos y así erradicar la desconfianza en la Justicia”, explica Ángeles Carmona.

Quejas por retrasos y mala atención

A principios de año, varias asociaciones de mujeres anunciaron la puesta en marcha de una campaña para denunciar a los juzgados en los que se repiten “actitudes autoritarias” y “faltas de respeto hacia las víctimas de violencia de género. Unas conductas de “maltrato judicial” que, a su juicio, propician la “revictimización” de las denunciantes. Una vez agrupadas las quejas, la intención de este grupo era solicitar una reunión con el CGPJ.

La Unidad de Atención Ciudadana (UAC) se encuentra integrada en el servicio de acción disciplinaria del CGPJ, y es la encargada de tramitar las quejas y denuncias relativas al funcionamiento de todos los juzgados y tribunales. En el último año con estadística oficial disponible, 2016, la unidad recibió 8.335 escritos de queja, casi 2.000 menos que en años anteriores (-16%).

Los motivos principales eran reclamaciones relativas al funcionamiento de los juzgados y tribunales (69%), seguido de disconformidades con la resolución judicial (14%), cuestiones ajenas (11,3%), peticiones de información (2,9%), sugerencias (1,8%) y agradecimientos (0,93%).

En la exposición de motivos específicos, la mayoría de las quejas de 2016 tienen que ver con la opacidad en las causas de los retrasos en una administración de justicia poco ágil y y con quejas por una atención poco respetuosa con las personas.

El último informe sobre reclamaciones de justicia, el próximo y correspondiente a 2017 saldrá a finales de mes de julio. recoge que los hombres utilizan el mecanismo de reclamación más que las mujeres (19,24%), aunque en los órdenes jurisdiccionales de penal, violencia de género y menores el número de mujeres que reclaman es mayor que el de hombres. En todo 2016, de las 8.334 quejas interpuestas emanaron 412 medidas, catorce de ellas expedientes disciplinarios.