20MINUTOS.ES

Bautizo de la princesa Carlota

Con la llegada de su tercer hijo, los Duques de Cambridge se han convertido en familia numerosa y van a tener que echar mano, más que nunca, de María Teresa Turrión Borrallo, su niñera real.

Según ha confirmado una fuente real a la revista Vanity Fair, Kate Middleton, quien ya se encuentra en casa, y el príncipe Guillermo no tienen en mente contratar a más personal para ayudar a cuidar al príncipe Jorge, la princesa Carlota y al nuevo bebé real, del que todavía no se sabe su nombre.

Procedente de Palencia, Borrallo es la primera niñera no británica que se pone al servicio de la casa real inglesa. Llegó para sustituir a Jessie Webb, quien estuvo a cargo de los príncipes Guillermo y Harry cuando eran pequeños.

La joven lleva cerca de dos décadas residiendo y trabajando en el Reino Unido y se formó en el prestigioso colegio de niñeras de alta sociedad Norland de Bath (suroeste del país).

Fundado en 1892, Norland es conocido por la rigurosidad con la que entrena a sus miembros en cursos de tres años en los que, además de conocimientos tradicionales para criar niños, aprenden defensa personal (Borrallo es experta en taekwondo) y a conducir en condiciones extremas. De hecho, se le han enseñado todos los métodos para actuar contra acosadores, terroristas y paparazzi, a fin de garantizar la máxima seguridad de los niños a los que cuida.

Además,según People, los hijos de los Duques de Cambridge estarían aprendiendo nociones básicas de español gracias a Borrallo, quien está pendiente de ellos a tiempo completo.

Una vestimenta peculiar

En la página de Norland se explica que los uniformes son un elemento muy importante de la tradición del centro: “Al igual que las enfermeras usan una bata, los estudiantes de Norland deben llevar su uniforme con orgullo y siempre deben seguir los códigos de vestimenta”.

Sin embargo, la española ha sido blanco, sobre todo al principio, de diferentes medios por su vestido color beige, el sombrero marrón y los guantes blancos de los que no se separa.

Jenna Clarke, periodista del Sydney Morning Herald, dijo que la niñera real “parecía una Mary Poppins de barrio obrero, igualita que un café con leche comprado en un bar de gasolinera”.

Cuando la niñera asistió al bautizo de la princesa Carlota surgieron de nuevo los comentarios y que con su “uniforme de 1892” había traído consigo una “atmósfera eduardiana” al evento.

Norland actualizó el uniforme de sus estudiantes en 2013, después de más 70 años con la misma ropa. Así que cuando Borrallo se convirtió en ‘famosa’ por cuidar al pequeño Jorge, ya llevaba el último modelo.