EFE

Pablo Casado, en rueda de prensa para aclarar la polémica sobre su máster

La jueza ha mantenido la imputación por prevaricación administrativa y cohecho impropio contra tres compañeras de promoción del máster que cursó el presidente del PP, Pablo Casado, una de las cuales ha confesado que le regalaron el título de posgrado porque no hizo absolutamente nada aquel año.

Con esta decisión, la titular del Juzgado de Instrucción número 51 de Madrid, Carmen Rodríguez-Medel, da un paso adelante para estrechar el cerco contra el líder del PP, en tanto que las alumnas que esta tarde han comparecido aprobaron el máster de forma similar a la manifestada por el presidente popular.

Fuentes jurídicas han explicado que la magistrada está cada vez más cerca de enviar una exposición razonada al Tribunal Supremo, órgano competente para investigar a Casado por su condición de aforado, dado que es la primera vez que aprecia indicios de delito en la actuación de unas alumnas de la promoción del líder popular.

Al término de la comparecencia, la jueza ha mantenido la imputación a la profesora de la URJC María Dolores Cancio y a dos ex altos cargos del PP Alida Mas Taberner y María Mateo Feito. En concreto, la magistrada imputa a Feito y Cancio el delito de prevaricación administrativa, mientras que a Más Taberner le ha añadido, además, el de cohecho impropio al tratarse de un alto cargo del gobierno valenciano, precisamente la misma condición que ostentaba Casado, que en aquella época era diputado autonómico.

Feito y Taberner aprobaron el máster de similar forma a la que Casado ha manifestado públicamente, es decir, con varias convalidaciones y calificaciones de sobresalientes en unos pocos trabajos, calificados la mayoría por el director del Instituto de Derecho Público de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, Enrique Álvarez Conde.