EFE

Valle de los Caídos

La familia Franco ha advertido al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de que si sigue adelante con la exhumación de los restos del dictador, podría incurrir en un delito de prevaricación y usurpación de funciones, además de otro de “profanación de sepultura”.

A través de un burofax, la Fundación Nacional Francisco Franco remitió un comunicado a la Presidencia del Gobierno el pasado 23 de agosto, en vísperas del último Consejo de Ministros que inició el procedimiento legal para la exhumación, según ha informado eldiario.es y posteriormente ha confirmado la fundación y la familia Franco.

“Ponemos en su conocimiento por si se les hubiera pasado inadvertido, que dicha aprobación contraviene el artículo 86 de la Constitución por falta absoluta del presupuesto habilitante al no concurrir el requisito imperativo de la extraordinaria y urgente necesidad”, indica la notificación oficial que fue remitida al Ejecutivo.

Además, la Fundación advierte que la exhumación podría ser constitutiva “de un delito de prevaricación y usurpación de funciones, sin perjuicio de la posible comisión de un delito de profanación de sepultura ubicada en lugar de culto, inviolable, de acuerdo con el tratado internacional con la Santa Sede de 1979″.

El mismo día que el BOE publicó el real decreto que modificaba la Ley de Memoria Histórica, la familia de Franco advirtió que agotaría los recursos legales a su alcance para impedir la exhumación en el Valle de los Caídos de los restos mortales del dictador.

El real decreto, aprobado en el último Consejo de Ministros, establece que el Valle de los Caídos será un “lugar de conmemoración, recuerdo y homenaje a las víctimas” de la Guerra Civil donde “solo podrán yacer los restos mortales” de los fallecidos en la contienda.

Además, el texto declara “de urgente y excepcional interés público, así como de utilidad pública e interés social, la inmediata exhumación y el traslado de los restos mortales” del dictador.

El Ejecutivo pondrá en marcha este viernes el procedimiento para la exhumación, con la aprobación de un acuerdo de incoación, que designará un órgano instructor y dará 15 días a la familia para que puedan personarse y presentar las alegaciones, así como para comunicar el destino que deseen para los restos mortales de Franco.

Sánchez responde a la “amenaza” de la Fundación Franco

Por su parte, Pedro Sánchez ha considerado que la Fundación Francisco Franco está planteando una “amenaza” a la presidencia del Gobierno en caso de que prosiga con su intención de exhumar los restos del dictador y, frente a ella, ha garantizado que va a seguir adelante con sus planes.

Sánchez ha expresado esa determinación en la conferencia de prensa que ha ofrecido en Bogotá junto al presidente de Colombia, Iván Duque.

Al preguntarle por el hecho de que la Fundación Francisco Franco advierta de que con esa exhumación, el Gobierno puede incurrir en un delito de prevaricación y usurpación de funciones, además de otro de “profanación de sepultura”, Sánchez lo ha interpretado como una “suerte de amenaza”.

Una amenaza que cree dirigida a la presidencia del Gobierno, que ha dicho que representa a millones de españoles.

“La determinación es firme, y mañana, en el Consejo de Ministros, se comenzará el expediente de exhumación del dictador porque entendemos que ninguna democracia puede tener ningún mausoleo que le rinda tributo”, ha añadido.

El presidente del Gobierno ha subrayado que la política española ha iniciado una nueva época con su llegada a la jefatura del Ejecutivo y, en ese contexto, cree que es fundamental mejorar la democracia y reorientar el pasado”.