20MINUTOS.ES

  • La intérprete, de 49 años, apuntó a los oficiales con una pistola de aire comprimido.
  • Justo antes había estado hablando con ellos y parecía estar atravesando “problemas mentales”.

La actriz Vanessa Marquez, en la serie 'Urgencias'.

La actriz Vanessa Marquez, célebre por su papel de la enfermera Wendy Goldman en la serie Urgencias, ha muerto tiroteada por la policía de South Pasadena, en Los Ángeles, California, el pasado jueves, tal y como han informado este viernes las autoridades.

La intérprete, que tenía 49 años, se encontraba en su casa cuando un vecino llamó al cuerpo policial para que comprobaran su bienestar. Tal y como relata Variety, al llegar, se encontraron a Marquez con convulsiones e incapaz de cuidarse por sí misma.

Acto seguido, mientras la policía hablaba con ella y esperaban los servicios médicos y de salud mental, la actriz se hizo con una pistola de aire comprimido y apuntó a los oficiales, lo que, según el teniente de sheriff Joe Mendoza, hizo que abrieran fuego.

Mendoza aseguró a los periodistas que Marquez parecía estar atravesando “problemas mentales” y que se encontraba “gravemente discapacitada”.

El pasado octubre, la intérprete recibió la atención mediática al denunciar que su antiguo compañero en Urgencias, George Clooney, la había ayudado a que la añadieran a una supuesta “lista negra” porque atreverse a hablar de discriminación racial y acoso sexual en el plató de la exitosa ficción.

Clooney, de igual forma, emitió un comunicado en el que aseguraba no tener “ni idea” de lo que hablaba Marquez, así como que él no fue “guionista, productor ni director” del show. “Si le dijeron que yo estaba involucrado en cualquier decisión sobre su carrera, le mintieron. Que no pude afectar su carrera solo se ve superado por el hecho de que no lo haría”, agregó.

Además, Márquez había escrito varias veces en sus redes sociales que padecía una enfermedad celíaca y otros trastornos del sistema inmunitario. Por último, aseguraba haber sido diagnosticada en diferentes ocasiones como “terminal” y que estaba “recluída en su propia casa”.