20MINUTOS.ES

Julia Roberts

Se convirtió en una especie de ícono feminista cuando mostró en 1999 sus axilas sin depilar en el estreno de la película Notting Hill. Pero, casi dos décadas después, Julia Roberts habla sobre aquel percance durante una entrevista en el programa Busy Tonight.  Y como Roberts explica de alegato feminista nada de nada fue un descuido en toda regla. 

La actriz, ganadora del Oscar, ocupó todas las portadas por aquellas pelambreras en sus sobacos que quedaron a la vista durante un momento en el que saludaba a sus fans que acudieron a la promoción de Notting Hill en Londres.

Ashley Graham, Miley Cyrus o Lady Gaga la tomaron como modelo a seguir después de lo que consideraron una lanza a favor del vello femenino. Tal y como también hacían famosas como Madonna, Drew Barrymore y Michelle Rodriguez.

Sin embargo, Julia, de 51 años, explica que, en ningún momento, pretendió hacer una declaración de intenciones sobre los estándares de belleza. Aquellas axilas sin depilar levantaron tanto revuelo que Roberts todavía recuerda aquello: “La imagen se ha repetido una y otra vez en mi cabeza desde aquel día”.

El problema fue que la actriz “no calculó bien” cómo de larga era la manga del vestido que escogió y eso terminó por revelar “aspectos personales de mi vida”.

La conversación se produjo cuando la estrella comentó que ya había perdido interés en el género de comedia romántica. Hablando con sinceridad, la que en un día fue ‘la novia de América’, explicó que, en un cierto punto de tu vida, “a veces no encajan para ti”.

Julia Roberts ha dado el salto a la televisión como productora ejecutiva y protagonista del thriller psicológico Homecoming. “Hay contenido muy bueno en la televisión y para mí no se trata de si es un programa de televisión o una película: sino de si hay una buena historia“, concluye.