AGENCIAS

  • El bufete que le representa lo pide ante la negativa del artistas de someterse a la prueba de ADN.
  • Javier ha aportado una prueba de coincidencia de ADN del 99,9%.

Javier Santos, presunto hijo de Julio Iglesias

El bufete Osuna, que representa a Javier Sánchez-Santos en su demanda de paternidad contra Julio Iglesias, pedirá la comparecencia de los hijos legítimos del cantante para que sean sometidos a las pruebas de ADN ante la negativa del artista de someterse a las mismas.

El juzgado de Primera Instancia número 13 de Valencia, que investiga la demanda de Sánchez-Santos, que aportó una prueba de coincidencia de ADN del 99,9%, dio a Julio Iglesias diez días para informar de si se iba a someter o no a una prueba que determine ante el juzgado si es el padre biológico del demandante.

Tras conocer la negativa del cantante a hacerse las pruebas, el abogado Fernando Osuna, ha informado de que “va a pedir que comparezcan los hijos y hermanos de Julio Iglesias para que se sometan a tal prueba de ADN”.

Según el letrado, Julio Iglesias insiste en defender que se trata de un asunto ya juzgado y en que la prueba de ADN no es lícita. Esta prueba fue obtenida por detectives de la basura de Julio José Iglesias, hijo del cantante.

En diciembre de 2017, el juzgado admitió a trámite la demanda de paternidad interpuesta por Sánchez, después de que en septiembre de ese mismo año una prueba de ADN particular -con restos extraídos de la basura- atribuyese al cantante la paternidad en un 99,9%.

Javier Sánchez-Santos fue reconocido en 1992 por un juzgado de València como hijo del cantante. Sin embargo, posteriormente la Audiencia provincial, en una sentencia ratificada por el Supremo, revocó esa declaración al entender que el hecho de que Julio Iglesias no se hubiera sometido a la prueba de paternidad no era motivo suficiente para declarar esa paternidad.