En la noche del 30 al 31 de octubre en el centro de Kiev, Ucrania, tuvo lugar un accidente que tiene todas las posibilidades de entrar en la historia de la criminología como la detención más rápida de un delincuente. Una patrulla policial se dirigía a asistir a sus colegas cuando de repente a la calle saltó un hombre entre 25 y 30 años, reporta el medio local Informátor.

El hombre literalmente acabó en el capó del auto y tras el golpe rebotó hasta una valla cercana. Fue hospitalizado en estado grave. En medio de los procedimientos formales en el lugar del accidente apareció un joven que denunció ante la patrulla que la víctima del accidente acababa de robarle la mochila junto con dos desconocidos.

Al ver las grabaciones de las cámaras de seguridad, los policías pudieron comprobar que tres personas arrebataron la mochila de un transeúnte y se echaron a correr en dirección opuesta saltando la valla. El primero fue el ladrón a quien la fortuna le dio la espalda, enviándolo directamente en manos de la justicia, aunque de manera un tanto violenta. Al observar la escena, otros dos malhechores dejaron el bolso y huyeron.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!