Las tensiones entre Cataluña y Madrid no son ningún secreto, pero cuando un chef llevó a su menú platos con marcado ‘sabor’ independentista, comenzaron a llegarle amenazas de muerte, informa El Independiente.

Hasta la noche de este miércoles, el menú del restaurante catalán Nova Font Blanca, en la provincia de Lleida, incluía el plato “Guardia Civil andaluz a la brasa” por nueve euros y “Manos de fiscales y jueces del Constitucional a baja temperatura” por 14,90. 

Los llamativos nombres han desatado indignación en las redes sociales, traduciéndose incluso en “centenares” de amenazas de muerte por correo electrónico, teléfono y la web del restaurante por parte de grupos de extrema derecha. La policía está investigando esas amenazas.

El gerente del restaurante, Toni Punyet, asegura todo ha sido un “malententido” e insiste en que los platos han llevado estos nombres “toda la vida”. En relación con el primero de los platos, el cocinero del restaurante sostiene que “se trata de una expresión culinaria típica catalana” y que se refiere a dos arenques curados con sal gruesa.

“Dado que se trata de un producto importado originario de Huelva y que antiguamente solo se vendían de dos unidades en dos unidades y tenían un aspecto rígido y seco, la cultura popular catalana los denominó ‘un guardia civil andaluz’, explicó Punyet. Agrega que este fue el motivo por el que recuperó “esta expresión popular para denominar el plato, que consiste en un arenque salado a la brasa”.

En cuanto al segundo plato, el de “Manos de jueces y fiscales del Constitucional hechos a baja temperatura”, el chef afirma que solamente era “una forma divertida” de llamar al análogo de “manitas de ministro”, un plato de la cocina tradicional española.

“Nunca se pensó que esto podía ocasionar ningún tipo de agravio ni menosprecio hacia nadie, y dada la desproporcionada reacción que ha ocasionado, entendemos que es una denominación que hay que sustituir de forma inmediata”, cita al cocinero el diario.