A Judine Reed, empleada del parque Cedar Breaks en Georgetown (Texas, EE.UU.), no le renovaran su contrato después de que se hiciera viral un video en que esta finge estar siendo atropellada por un conductor, cuyo coche está parado, mientras amenaza con meterlo en la cárcel.

“No fue despedida”, ha aclarado esta semana a BuzzFeed News Randy Cephus, el subdirector del parque. “Su contrato estaba cerca de terminar y tomamos la decisión de separar nuestros caminos de mutuo acuerdo“, ha agregado.

En las imágenes —grabadas el pasado 25 de agosto por Chris Hampshire— se puede escuchar cómo esa mujer le amenaza con la privación de libertad: “Estás en problemas, vas a ir a prisión“. “Me estás haciendo daño”, afirma la fémina en el video gritando con voz histérica: “¡Mike!”. Mientras pasa todo esto, Hampshire la está grabando desde su coche, que permanece inmóvil.

¡Que se den prisa!, ¡me está atropellando!“, vocifera la mujer a otros empleados del lugar. Posteriormente, uno de ellos se acerca al vehículo de Hampshire y le dice que la Policía ya está en camino, a lo que el conductor responde que tiene todo el incidente grabado y que no ha hecho nada criminal. Luego, el conductor se va del lugar mientras prosiguen los alaridos de la funcionaria: “¡Quiero que lo arresten!“.

Hampshire ha relatado en Facebook que después de abandonar el lugar, “unos 15 patrulleros” con las sirenas puestas lo obligaron a parar y lo detuvieron, pero lo dejaron ir cuando les mostró la grabación a los oficiales.

Ese día Hampshire visitó el parque para pasear en su moto de agua en un lago. Cuando salía del lugar, tomó el camino equivocado y dio reversa con el fin de ir por el camino correcto. En ese momento fue parado por Reed. Esta equivocación aparentemente fue lo que enojó a la funcionaria, quien lo amenazó con llamar a la Policía.