EFE / E.O.

  • Los ayuntamientos franceses limitan el número de taxis, pero no así el de VTC.
  • El Gobierno portugués vetó una propuesta de regulación del sector el pasado mes de marzo.
  • En Italia, Uber solo está presente en Roma y Milán.

Protestas contra Uber en Francia

La huelga del sector del taxi  en España ha vuelto a poner sobre el foco el conflicto del gremio con los VTC. Pero ni mucho menos nuestro país es el único el que las tensiones entre las partes se respiran en el ambiente, y tampoco las movilizaciones son exclusivas en las grandes ciudades españolas.

Por ejemplo, Uber está presente en 65 países y más de 600 ciudades, aunque en muchas de ellas ha tenido enfrentamientos con el sector tradicional del taxi o ha sido vetada para operar por “practicas no competitivas” con respecto a los taxis tradicionales.

Su servicio UberPop ha llegado a ser cancelado por decisión judicial en muchos países europeos, ya que permitía prácticamente a cualquiera ejercer de chófer mediante un sistema que ponía en contacto a conductores no profesionales con particulares.

En buena parte de Europa el número de licencias de taxi supera con mucho al de las licencias de VTC, aunque en algunos países, como en Bélgica y en Italia, los vehículos de alquiler con conductor duplican al de los taxis, o en ciudades del Reino Unido, como Londres, el número de conductores con licencias de VTC llega casi a quintuplicar al de los conductores de taxi.

Francia

Unos 60.000 taxistas ejercen la profesión en Francia, mientras que el número de conductores privados se aproxima a los 26.000, una cifra que se ha doblado en los últimos cuatro años por el éxito de las aplicaciones.

El gremio de taxistas franceses ha protagonizado numerosas manifestaciones contra este tipo de plataformas, ya que se les exige un mayor número de obligaciones que a los chóferes privados. Pero las movilizaciones tampoco han sido ajenas al sector de los VTC, que han protestado estos meses contra el Gobierno de Macron por considerar que beneficia al sector del taxi.

Mientras los ayuntamientos establecen un número limitado de taxis, no hay límites para las VTC, que para poder trabajar solo necesitan aprobar un examen y una serie de controles para recibir un permiso en la prefectura de policía.

Sus tasas administrativas no pasan de 200 euros, frente a los más de 100.000 que se pagan en el mercado de compra-venta de licencias de taxis.

Portugal

Las licencias de taxi en Portugal son unas 13.000, según la Asociación Nacional de Transportadores Ligeros en Carretera (Antral), mientras que el de VTC, que prestan plataformas como Uber y Cabify, podría rondar los 3.000.

Uber opera en Portugal desde el año 2014, mientras que la española Cabify comenzó su actividad en Lisboa y Oporto en 2016 y desde junio pasado lo hace en El Algarve (sur de Portugal).

La legalización de estas plataformas en Portugal fue duramente contestada por el sector del taxi con varias huelgas y protestas por lo que consideran “competencia desleal” de estos servicios. El Gobierno luso vetó una propuesta de regulación del sector el pasado mes de marzo.

Reino Unido

En Inglaterra y Gales las licencias de taxi alcanzan los 80.600 vehículos y el de licencias de conductores de taxi 60.800. Las cifras se dispara en el caso de las licencias de VTC: 210.300 vehículos y 218.300 conductores.

El servicio de alquiler de Vehículos de Transporte con Conductor más extendido es Uber, que opera desde 2012 y se encuentra bajo el amparo de los organismos reguladores del transporte público y taxi.

En Londres, la gestora pública Transport for London (TFL) rehusó renovar la licencia de Uber en septiembre de 2017 por considerar que no cumplía los requisitos de seguridad adecuados, pero en junio pasado los tribunales británicos le otorgaron un permiso provisional para poder seguir operando en la capital británica durante 15 meses.

Alemania

En Alemania, el número de taxis ronda los 56.000, de los que 8.161 operan en Berlín, mientras que de licencias de VTC no se conoce una cifra concreta.

Desde 2014 operan en el país varias plataformas de VTC, como Uber y Taxify, aunque no en todas las ciudades. Uber solo funciona en Munich y Berlín, después de haberse retirado de Hamburgo, Düsseldorf y Fráncfort.

Todos sus conductores necesitan obtener una licencia de transporte de pasajeros, que certifica su capacitación, y sus empresas precisan una concesión de taxi, cuestión que regulan los estados federados.

Italia

En Italia se calcula que trabajan unos 40.000 taxistas, la mitad de ellos en las principales ciudades, mientras que el número de vehículos con conductor alcanza el doble, los 80.000, según datos de la Asociación de Categoría de Vehículos con Conductor.

Uber llegó a Italia en 2013, con no pocas controversias, y tras su intento de operar en distintas ciudades del país, en la actualidad sus conductores solo están presentes en Roma y Milán, con el servicio Uber Black, con vehículos de alta gama.