La irlandesa Kathleen McDonagh ha sido encarcelada este martes por dos meses tras haber causado daños a un envase de Pringles que costaba 1,5 euros, reporta The Irish Times.

El hecho se produjo el 27 de diciembre de 2016, cuando la mujer ―por entonces embarazada― entró en un supermercado Tesco de la ciudad de Cork, a donde tenía prohibido entrar debido a sus “interacciones previas”, que no se precisan. Una vez allí, tomó las Pringles y se sumó a la cola del autoservicio, pero cuando vio que se le acercaba el personal de seguridad, abrió el envase.

“Abrió las Pringles, sacó la tapa de papel aluminio y dijo: ‘lo abrí, entonces me deben dejar pagar por esto'”, según material expuesto en el juicio. Sin embargo, el producto ya “no estaba en condiciones de venderse, con una pérdida de 1,50 euros”. “Dijo que quería comprar las Pringles, pero no tenía permiso para estar en la tienda”, se afirmó en la corte.

Según el juez, el hecho de que McDonagh tuviera condenas previas por delitos similares y por robo hizo que ese delito adquiriera otra gravedad.