EFE

  • Los reyes han presidido en el Palacio Real la cena de gala al presidente chino, Xi Jinping.

Cena de Gala a China

El rey se ha felicitado este miércoles de que España y China hayan construido una relación en las últimas décadas “basada en el respeto” y en “el mutuo compromiso con los principios de unidad e integridad nacional, la confianza y la voluntad de crecer juntos”.

Felipe VI, acompañado por la reina Letizia, ha transmitido este mensaje en la cena de gala ofrecida en el Palacio Real al presidente chino, Xi Jinping, al término de su visita de Estado a España, que, según el monarca, ha permitido “la consolidación del diálogo amigo con China” y una nueva etapa que “escale hacia nuevas y más altas cotas”.

Don Felipe ha subrayado que ambos países tienen posturas similares en ámbitos como la lucha contra el cambio climático, la promoción de la paz y la seguridad en África y “la promoción de un sistema de comercio abierto del que se benefician en igual medida todos sus actores”.

Después de la firma de varios acuerdos en materia económica, como el de facilitar las exportaciones españolas de carne porcina y uva de mesa al país asiático, Felipe VI ha hecho esta apuesta por el libre comercio en plena guerra comercial entre China y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

El rey ha animado a convertir en oportunidades los desafíos que afrontan España y China y seguir apostando por “un sistema multilateral efectivo basado en normas”. Para don Felipe, la visita de Xi, la tercera de un presidente chino a España, es “un claro símbolo de la amistad profunda” que liga a ambos países, “dos de los más antiguos del planeta”.

“También lo es de los grandes progresos realizados en las últimas décadas, que nos han permitido construir una relación estructurada, densa y basada en el respeto, el mutuo compromiso con los principios de unidad e integridad nacional, la confianza y la voluntad de crecer juntos”, ha asegurado el jefe del Estado.

Ha resaltado el hecho de que este año se conmemore el 40 aniversario tanto de la política de Reforma y Apertura de China, como de la Constitución española, que “abrió el periodo de mayor prosperidad de la historia moderna de España”. Las dos naciones, ha proseguido don Felipe, “suman 80 años de apertura al mundo y de reformas” de sus respectivas sociedades.

“Y todos sabemos que el número 8 es el mejor de los augurios en la numerología tradicional china“, ha rematado el monarca, quien, en chino mandarín, ha dado la bienvenida a Xi y su esposa, Peng Liyuan. Felipe VI ha valorado el interés de la sociedad china por el idioma español, después de la decisión del régimen comunista de aprobar un nuevo diseño curricular de la enseñanza secundaria y de bachillerato que contempla la inclusión del español.

Un señal de la atención que China manifiesta hacia “las comunidades y las culturas que se expresan en español, tanto a la pujante Iberoamérica, como a España”, ha apuntado el rey. A la cena de gala, han asistido el jefe del Gobierno, Pedro Sánchez, y su esposa, Begoña Gómez, además de la presidenta del Congreso, Ana Pastor; el del Senado, Pío García-Escudero; el del Tribunal Constitucional, Juan José González Rivas, y el del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes.

El banquete ha puesto el colofón a la visita a Madrid del presidente chino, que el jueves emprenderá rumbo a Argentina para participar en la cumbre del G20, donde coincidirá de nuevo con Sánchez. La jornada comenzó con el recibimiento oficial a Xi en el Palacio Real con los Reyes y siguió en el Ayuntamiento de Madrid, en el Senado y en el Palacio de la Moncloa, donde se reunió con el jefe del Gobierno para firmar varios acuerdos.