CLARA PINAR

Taxis de Bilbao, que también se han sumado a la huelga convocada por la Asociación Nacional del Taxi.

El secretario general del PP, Teodoro García Egea, ha acusado este lunes de “pasividad” al ministro de Fomento, José Luis Ábalos, por “irse de vacaciones” y “reabrir la guerra” entre el sector del taxi y los vehículo VTC, que los populares habían dejado cerrado en el acuerdo que se firmó en diciembre de 2017.

García Egea ha anunciado que el PP ha solicitado la comparecencia urgente de Ábalos en el Congreso “para que explique el caos al que está sometiendo a la asociedad“, en alusión a un conflicto entre taxis y conductores de Uber y y Cabify que ha llevado a la huelga a los primeros.

Se trata de una “pasividad intolerable”, según García Egea, que ha recordado la normativa del PP “que abría un nuevo punto de encuentro entre todas las partes”.

Se refería al decreto, aprobado en el Congreso después, por el que se establecía, por ejemplo, que por cada licencia de vehículo VTC tendría que haber 30 licencias de taxi.

Frente a este “gran acuerdo”, Ábalos ha optado por la “pasividad”, por “marcharse de vacaciones dejando a los españoles sin vacaciones y sin servicio público” y “un caos sin precedentes”, ha dicho García Egea, que ha llamado “irresponsable” al ministro por las molestias a los españoles y también porque “está perjudicando al turismo y a la economía”.

Por eso, el PP pedirá su comparecencia en el Congreso para que “no se esconda” y explique por qué “se ha plegado a los intereses de (la alcaldesa de Barcelona) Ada Colau y sus socios para reabrir una guerra que perjudica al turismo y a la economía”.

Cs. en contra de transferir la expedición de licencias VTC

Por su parte, la portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Madrid, Begoña Villacís, también ha señalado al ministro y a la alcaldesa de Barcelona como responsables de la huelga del sector del taxi en su conflicto contra los vehículos VTC.

Villacís ha pedido a Ábalos que asuma la responsabilidad del conflicto en torno a las licencias y proponga una alternativa seria y legal a una situación que ha provocado por la “irresponsabilidad” de Colau.

El actual episodio del conflicto en el sector se origina de la intención por parte de la Alcaldía barcelonesa de exigir a los conductores VTC un permiso adicional a la licencia de carácter estatal que debía expedir el Ayuntamiento.

La medida fue recurrida por Uber y Cabify ante la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, que les dio la razón y provocó el levantamiento de los taxistas que, como la alcaldesa, piden a Fomento que transfiera las competencia en la expedición de licencias a las comunidades autónomas.

Es normal que los taxistas se molesten cuando tú los engañas. Colau hizo un decreto que ya le dijimos que era ilegal, ya sabía que se lo iban a tumbar, pero era una manera de regalarle los oídos a un sector que está queriendo escuchar algo”, ha dicho Villacís.

“Pero lo que no se puede hacer con la gente es mentirles y engañarles porque antes o después acaban cayendo las leyes o decretos que son ilegales”, ha añadido la portavoz de Ciudadanos, que espera que Ábalos asuma la responsabilidad, “mas allá de criticar a Colau”.

En este punto, Villacís ha pedido al ministro que no proponga transferir a las comunidades las competencias para dar licencias a Uber y Cabify porque unas autonomías comenzarían a funcionar de una forma y otras de otra.