EFE

Jorge Fernández Díaz

El Consejo de Ministros ha acordado este viernes desclasificar la documentación relativa a la ‘operación Kitchen’, en la que presuntamente se usaron fondos reservados para intervenir documentación del extesorero del PP Luis Bárcenas, a través de la captación como confidente de su chófer.

Así lo ha anunciado la portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, en la rueda de prensa que ha ofrecido en La Moncloa tras el Consejo de Ministros que ha aprobado la desclasiticación de los citados documentos, lo que permitirá al Ministerio del Interior remitir a la Audiencia Nacional los recibís originales localizados en sus archivos.

El pasado 23 de noviembre, el juez de refuerzo del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, Diego de Egea, libró un auto para solicitar al Consejo de Ministros que desclasificara toda la documentación relativa a ‘Kitchen’, la séptima pieza del caso ‘Tándem’ por el que se mantiene en prisión preventiva desde el 5 de noviembre de 2017 al excomisario José Manuel Villarejo.

Con esta operación policial encubierta se puso en marcha entre 2013 y 2014 por parte del excomisario José Manuel Villarejo –entonces adjunto a la Dirección Adjunta Operativa (DAO) de la Policía– un plan para captar como confidente a Sergio Ríos, el chófer de Luis Bárcenas.

Para ello, presuntamente se usaron fondos reservados aprobados cuando Jorge Fernández Díaz era ministro del Interior del primer Gobierno de Mariano Rajoy. La operación coincidió con el escándalo sobre la fortuna del extesorero y los presuntos pagos en dinero negro a dirigentes del PP. Bárcenas ingresó en prisión el 27 de junio de 2013.

El Consejo de Ministros de este viernes ha estudiado el informe presentado por el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, previo a la desclasificación del material que había quedado archivado como secreto, según confirman a Europa Press fuentes gubernamentales. Interior podrá ahora remitir a la Audiencia Nacional esa documentación, entre la que se encuentran los recibís originales con pagos a Sergio Ríos –en la actualidad agente de la Policía Nacional–, según adelantó el martes el diario ‘El País’.

El juez De la Mata también espera un informe

Será a partir de hoy cuando el departamento que dirige Fernando Grande-Marlaska contestará a otro juez de la Audiencia Nacional, José de la Mata, quien como instructor de la causa de los ‘papeles de Bárcenas’ ha pedido un informe urgente a la Secretaría de Estado de Seguridad para que le detalle qué personas autorizaron la ‘operación Kitchen’, ya que en su juzgado no había constancia del operativo.

De la Mata volvió a apremiar ayer al Ministerio del Interior para que le envíe este informe, desvelando que el pasado 3 de diciembre recibió un oficio de la Unidad de Asuntos Internos de la Policía con un “Informe sobre la operación Kitchen”.

En la causa que instruye el juez De Egea se decidió abrir la séptima pieza, bautizada como ‘Kitchen’, tras recibir un informe que Asuntos Internos remitió a la Fiscalía Anticorrupción sobre la captación como confidente del chófer de Bárcenas.

Además de Villarejo, en el operativo intervino Enrique García Castaño, antiguo mando de los Servicios de Información detenido por sus vínculos con Villarejo, y que ha solicitado a este juez que se le autorice para hablar sobre operaciones clasificadas por el uso de fondos reservados. El director adjunto operativo (DAO) de la Policía era por entonces Eugenio Pino, actualmente procesado en los Juzgados de Plaza de Castilla por el ‘pendrive’ de la familia del expresidente catalán Jordi Pujol.

En la instrucción que dirige De Egea, por tanto, figuran ya las copias de esos recibís con pagos mensuales al chófer de Bárcenas y que Villarejo tenía en su poder, localizados durante los registros en la operación en la que fue detenido el excomisario, además de unos audios que acreditan esa operación encubierta, según confirman a Europa Press fuentes jurídicas.

Se levanta el secreto menos para lo encriptado

La Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha acordado este miércoles levantar parcialmente el secreto sobre la pieza principal de la ‘operación Tándem’, relativa a las actividades del comisario jubilado y en prisión provisional José Manuel Villarejo relacionadas con políticos de Guinea Ecuatorial. Con esta decisión, permitirá que las partes personadas accedan a toda la documentación, salvo la que permanece encriptada.

Los investigadores de Asuntos Internos de la Policía y de la Fiscalía Anticorrupción al frente del ‘caso Tándem’ trabajan a la espera de que el juez De Egea autorice que los 40 terabytes de material incautado a Villarejo, pero inaccesible por estar encriptado, se remita al Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe), organismo con sede en León y dependiente del Ministerio de Economía y Empresa.

De Egea, como juez de refuerzo en la Audiencia Nacional, está estudiando la posibilidad de poner en libertad a Villarejo atendiendo a los problemas de salud del excomisario, a quien se impondrían medidas de control telemático, según informan a Europa Press fuentes jurídicas y adelanta este jueves el diario ‘El Mundo’. Esto ha sido denegado hasta ahora por la Sección Tercera de la Sala de lo Penal al entender que persiste el riesgo de fuga y de destrucción de pruebas.

Diferentes medios de comunicación han publicado grabaciones atribuidas a Villarejo y que afectaban a conversaciones privadas de Corinna zu Sayn-Wittgenstein, examiga del Rey emérito Juan Carlos; a la ministra de Justicia, Dolores Delgado, o a la exsecretaria general del PP María Dolores de Cospedal, que se llegó a reunir con el excomisario en la sede del PP de Génova por mediación de su marido, el empresario Ignacio López del Hierro.