E. O.

 José Luis Ábalos

El Gobierno de Pedro Sánchez  mantiene su postura y eliminará los peajes de las autopistas una vez que terminen su concesión si el PSOE sigue en el poder. El primero de ellos será el de la autopista AP-1 Burgos-Armiñón, que pasrá a ser gratuita desde el 1 de diciembre.

Esa es una de las medidas que se incluyen en el real derecto ley aprobado este jueves por el Consejo de Ministros en relación a las carreteras.

Por otro lado, el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, anticipó que la norma eleva desde los 15.000 a los 300.000 euros las multas máximas previstas para sancionar a las concesionarias de autopistas de peaje por posibles negligencias. Este cambio llega después de que Iberpistas fuera multada con 30.000 y 1.200 euros por el caos sucedido los días 6 y 7 de enero que dejó a miles de usuarios atrapados.

Asimismo, la nueva normativa permite que, por razones de seguridad, se prohíba circular a determinados vehículos pesados en algunas carreteras convencionales y se les obligue a circular por las autopistas.

El anterior ejecutivo del PP, tenía previsto relicitar las citadas autopistas este mismo año para que su explotación y mantenimiento volviera a manos de empresas privadas, plan que por el momento no se ha ejecutado.

El real decreto también modifica la Ley de Carreteras para permitir que la aprobación de los proyectos de construcción lleve implícita la declaración de urgente ocupación de los bienes a efectos expropiatorios con el fin de evitar demoras en las obras, sobre todo en aquellas de menor envergadura y destinadas a la mejora de la seguridad vial.