20MINUTOS.ES / AGENCIAS

Juan Muñoz

Juan Muñoz, marido de la periodista Ana Rosa Quintana, aseguró este pasado jueves ante el juez de la Audiencia Nacional Diego de Egea que el excomisario José Manuel Villarejo le había ofrecido un vídeo sexual de un juez inhabilitado de Marbella con el objeto de emplearlo, presuntamente, para chantajear al entonces magistrado y que presionara a un cliente suyo que debía dinero a Juan Muñoz y a su hermano Fernando.

Según ha publicado este viernes el diario El Mundo, que cita a fuentes jurídicas, la declaración de Juan Muñoz y su hermano Fernando, detenidos el pasado martes por delitos de descubrimiento y revelación de secretos y de extorsión en relación con el supuesto encargo que hicieron a Villarejo para lograr el cobro de una deuda a través de un chantaje, se prolongó durante seis horas.

El excomisario les ofreció entonces, según fuentes citadas por la agencia Efe, extorsionar, no al deudor, sino a su abogado, Francisco Javier de Urquía, que, antes de ser letrado, ejerció de juez y fue apartado de la carrera por prácticas corruptas. En concreto, el exmagistrado fue condenado a dos años de prisión por pedir y aceptar cerca de 74.000 euros para la compra de su vivienda al exasesor urbanístico de Marbella Juan Antonio Roca.

El ofrecimiento de Villajero consistió en un vídeo comprometedor en el que el exjuez presuntamente aparecía con dos prostitutas consumiendo cocaína, según las fuentes.

Puesto en libertad

Juan Muñoz, su hermano Fernando y dos abogados, Ricardo Álvarez-Ossorio y José Miguel García González, declararon el pasado jueves ante el juez del caso. El marido de Ana Rosa Quintana es el único para el que el juez no adoptó medidas cautelares, mientras que el resto de los imputados deberán comparecer cada mes en el juzgado y cuando tengan intención de salir de España tendrán que pedir autorización judicial.

Las acusaciones contra Muñoz, su hermano y los dos abogados se basan en grabaciones intervenidas a Villarejo en los registros efectuados cuando se produjo su detención, audios que está analizando la unidad de Asuntos Internos de la Policía Nacional y que va remitiendo al juez de la Audiencia Nacional en diferentes informes.

El mismo día en que se producían estas detenciones, Villarejo volvía a pedir al juez su puesta en libertad argumentado que, con el archivo en tres de las entonces cinco piezas del caso, se habían “debilitado” los indicios contra él, por lo que considera que no existe riesgo de fuga ni de destrucción de pruebas.