En presencia de sus propios gemelos, de tres años de edad, disparó presuntamente contra la nueva pareja de su antiguo cónyuge.

Chelsea Watrous Cook, de 32 años, presuntamente asesinó el pasado domingo a la novia de su exmarido. Según informaron este lunes medios locales, lo hizo además frente a sus propios hijos, dos gemelos de tres años. A la víctima le propinó tres disparos dentro del domicilio familiar de la pareja, ubicado en la ciudad estadounidense de Salt Lake City, en el estado de Utah.

Imagen ilustrativa

De acuerdo con el relato policial, la acusada fue a la casa de su exesposo con la finalidad de llevar una medicina para el resfriado de uno de sus hijos. En un momento dado, el excónyuge le pidió que se marchara, pero ella se negó y se encerró en un baño. Cuando finalmente salió, buscó su abrigo, sacó un arma y abrió fuego entre tres y cinco veces contra la novia de su exmarido, que sufrió dos heridas de bala en el torso.

El hombre le quitó el arma de las manos e intentó auxiliar a la víctima, pero, tras un momento de confusión, Cook volvió a dirigirse hacia su abrigo, por lo que el exesposo la retuvo contra una pared hasta que las autoridades llegaron al lugar de los hechos.

Cook, instructora de salud y yoga en un instituto de Salt Lake, ya había sido arrestada el pasado mes de octubre por tres cargos: dos por violencia doméstica en presencia de un niño y un tercero por asalto. Para el momento, la mujer permanece en la cárcel del condado, sujeta a una fianza de un millón de dólares, y se enfrenta a un cargo de asesinato con circunstancias agravantes.