EFE

  • El sospechoso, Jos Brech, es una persona capaz de sobrevivir en solitario en el bosque, haciendo uso de refugios, cabañas y cuevas.
  • La Policía lo perseguía por todo el mundo desde hace dos décadas.

Fotografía facilitada por la policía holandesa de Limburg (Holanda).

La Policía de Limburgo (sureste de Holanda) ha informado este lunes de la detención en España de un hombre de 55 años, identificado como Jos Brech y sospechoso en el caso de asesinato y violación de un niño de once años desaparecido de un campamento de verano en 1998.

“Jos B, sospechoso en el caso de la muerte de Nicky Verstappen, fue detenido en España el domingo por la tarde. Está bajo custodia y será eventualmente extraditado a Holanda“, señaló la policía en un comunicado.

Momento de la detención del sospechoso.

Las fuerzas de seguridad españolas procedieron a la detención de Brech este domingo tras una pista de un ciudadano holandés residente en España, que reconoció al sospechoso después de que sus fotos salieran a la luz en la prensa holandesa la semana pasada.

El sospechoso fue detenido en el municipio barcelonés de Castelltersol en una “tienda de campaña en un bosque”, según el diario De Telegraaf, cerca de una casa en la que “había recibido visitas” anteriormente.

Análisis de ADN

El pequeño Nicky Vertsappen desapareció cuando estaba participando en un campamento de verano en agosto de 1998 y fue hallado muerto un día después. La Policía holandesa puso en marcha un análisis de ADN a gran escala en la región de Limburgo en mayo de 2017 para esclarecer la autoría del asesinato y, aunque el propio Brech no acudió a la toma de muestras, pudo ser identificado a través del ADN de un familiar cercano.

Capaz de sobrevivir en solitario en el bosque

El detenido, uno de los criminales más buscados por Holanda desde hace más de 20 años, es un experimentado montañero que ha dedicado su vida al “scouting” y a las actividades en la montaña, habiendo llegado a viajar a Nepal, India, Pakistán y a escalar el Monte Everest.

Las autoridades holandeses lo describen como un auténtico ‘bushcrafter’, una persona capaz de sobrevivir en solitario en el bosque, haciendo uso de refugios, cabañas de montaña e incluso cuevas.

Los investigadores estiman que desde el mes de abril, momento en que su familia denunció su desaparición, el presunto asesino habría viajado por Europa buscando casas solitarias en las que trabajar a cambio de comida.

Entre las pertenencias del detenido, los agentes de la Policía Nacional han hallado una gran variedad de elementos de supervivencia, como instrumentos de pesca, un libro de plantas silvestres comestibles, sobres de comida deshidratada, botas y ropa de montaña de todo tipo o pilas.