Las autoridades medioambientales de Massachusetts (EE.UU.) recibieron el pasado jueves reportes sobre un tiburón blanco muerto, que tenía gran parte del cuerpo llamativamente rojo. El descubrimiento se produjo en la costa del pueblo de Truro.

Se trata de un macho de casi tres metros de longitud. Además, especialistas realizaron una autopsia y hallaron en el estómago del escualo tres pesas de plomo, y por el momento no han podido explicar el inusual colorido del tiburón.

Las causas de su muerte todavía no se han establecido.

Advertencia: Las siguientes fotos pueden herir su sensibilidad.