20MINUTOS.ES

¿Cuáles son los riesgos de usar un condón caducado?

Los preservativos son uno de los métodos anticonceptivos más populares ya que no solo crean una barrera física que protege de embarazos no deseados, sino que la misma también evita el contacto y por tanto previene de posibles Infecciones de Transmisión Sexual, al contrario que la píldora anticonceptiva.

Como la mayoría de los productos del mercado, cada lote de preservativos tiene asignada una fecha de caducidad. ¿Qué sucede cuando un condón traspasa dicha fecha? Por mucho que se mantenga en el envoltorio y al abrirlo no presente signos de deterioro, ya no es recomendable utilizarlo. ¿Por qué?

Este producto fabricado habitualmente a partir de látex está sometido a un proceso químico a través del cual entra en contacto con diversas sustancias (productos antibacterianos, antioxidantes, saborizantes, colorantes…), y pone a prueba su resistencia y flexibilidad. Son precisamente estas características imprescindibles para que el condón resulte efectivo las que pueden verse afectadas una vez pasado el periodo de tiempo recomendado para su uso, así como si pasa demasiado tiempo en lugares en los que puedan sufrir roces o estar expuestos a altas temperaturas, como la cartera o la guantera del coche.

El principal riesgo que puede darse si el condón se encuentra en alguna de las situaciones anteriores es el aumento del porcentaje de rotura: el látex se deteriora poco a poco, se seca el lubricante y el material pierde elasticidad y resistencia, por lo que no está preparado para soportar de la misma forma la fricción. Esta posibilidad es la que aumenta el peligro de transmisión de ETS o anula la protección contra el embarazo ya que si se rompe el preservativo, desaparece la barrera física que evita el contacto de los fluidos corporales.

Incluso si no llega a romperse del todo, existe la posibilidad de que aparezcan estrías que filtren el flujo vaginal o el semen (también supone un riesgo el contacto con el líquido preseminal). Además, el hecho de que el material se haya debilitado puede provocar incomodidad, irritaciones o sarpullidos en la zona genital tanto a hombres como a mujeres.