20MINUTOS.ES

Cospedal en la sessió de control al Govern en el Congrés

La ex secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha anunciado este miércoles en un comunicado que deja su escaño en el Congreso de los Diputados para “liberar al PP de cualquier ataque, por injustificado que sea”.

La renuncia se produce después de más de una semana de que fueran revelados los audios de las supuestas conversaciones entre Cospedal y el excomisario José Manuel Villarejo.

Las grabaciones fueron reveladas por la web Moncloa.com la semana pasada, y en ellas se revelaba aque la ahora exdiputada y su marido le habían pedido a Villarejo “trabajos puntuales. En otra grabación, el marido de Cospedal le habría dicho al excomisario: “El jefe está de acuerdo”.

“Hoy dejo mi escaño”, dice Cospedal en un comunicado de cuatro folios. “Lo hago para liberar al Partido Popular de cualquier ataque, por muy injustificado que éste sea, sobre todo cuando estamos es un importante proceso electoral en Andalucía”.

“Lo hago también para que mi formación política se sienta libre de denunciar la situación que vive nuestro país, empezando por un presidente de Gobierno que lo es gracias a los enemigos de España, y terminando por ese mismo Gobierno con dos ministros cesados y otros cuatro seriamente cuestionados”, añade en el comunicado.

Cospedal asegura que ya tenía planeado dejar la vida política desde el pasado congreso nacional del PP, en el que perdió en la carrera por el liderazgo del partido frente a Pablo Casado.

“Tenía previsto, desde aquel día, dejar la vida pública al término de una transición ordenada de mis responsabilidades. Eso es exactamente lo que hubiera hecho dentro de unos días. Nunca pensé que lo fuera a hacer en un ambiente así”, afirma, para luego añadir: “No he hecho nada de lo que me sienta avergonzada”.

Pide perdón

Cospedal pide perdón a sus compañeros de partido en Castilla-La Mancha, porque le hubiera gustado comunicarles personalmente la renuncia. “Pero a veces las circunstancias imponen otro tiempos”.

Sin citar su nombre, la ya exdiputada explica que contactó con Villarejo para tratar de averiguar qué había detrás de varias denuncias de corrupción en el PP. Y aunque niega que ello fuera un “pecado mortal”, admite que fue un error implicar a su marido, Ignacio López de Hierro, en esas conversaciones. “Ahora él está pagando por haberme ayudado a tratar de tener una visión más clara de lo que estaba ocurriendo”.

En la larga carta, Cospedal hace un breve repaso a su carrera en el PP, del que fue secretaria general. “Me quedo con lo bueno, con el cariño que he recibido en tantos momentos”, señala. “He defendido, y lo volvería a hacer de la misma manera, el honor de mi partido y de toda su militancia”.

“Nunca ordené espiar”

Después de recalcar que lo que hizo fue lucha “contra los que traicionaron” al PP, dice: “Ha sido un trabajo ingrato y difícil, pero tampoco me he arrepentido nunca. Se lo debía a mi gente y también a todos los españoles”.

“Nunca he tenido que mentir, nunca lo he hecho. Siempre he dicho la verdad. Y la verdad es que nunca ordené ni encargué espiar a nadie. Pedí más información para confirmar si eran ciertas cuestiones concretas que me habían hecho llegar y que podían afectar a determinadas personas. Esa era mi responsabilidad”, explica.

La ex número dos del PP emplaza a sus compañeros a “cerrar filas ante las injusticias” desde el convencimiento de que “un partido que no es capaz de defender a los suyos cuando están siendo injustamente atacados no puede esperar que los ciudadanos confíen en él”.

“Cuando tus adversarios políticos detectan que tu fortaleza es vulnerable, los ataques se multiplican”, avisa.