CLARA PINAR

Casado y el nuevo presidente de Colombia, Iván Duque.

El presidente del PP, Pablo Casado, intenta olvidar la polémica a la que se enfrenta en España por las presuntas irregularidades en torno a su máster reuniéndose en Colombia con líderes de partidos conservadores de países de América Latina que, como él, asisten en Bogotá a la toma de posesión del nuevo presidente colombiano, Iván Duque.

Frente al cruce de declaraciones a favor y en contra entre su partido y sus adversarios politicos para defenderlo o pedir su dimisión sobre el caso del máster, Casado no ha perdido el tiempo desde su llegada este lunes a Bogotá para reunirse, entre otros, con los principales oponentes políticos de los presidentes de Nicaragua, Daniel Ortega, o de Bolivia, Evo Morales.

Casado ha pasado toda la tarde de este lunes, hora española, entrevistándose con políticos conservadore de distintos países de la región y sólo al término de unas declaracines a la prensa en las que ha hablado de Venezuela, Nicaragua o relaciones comerciales, ha sido preguntado por el caso de su máster, en concreto por cómo pudo sacar sobresalientes sin asistir a clase.

El presidente del PP se ha limitado a señalar que es una cuestión “más que explicada”.

Casado había informado a través de Twitter que durante su estancia en Colombia tenía previsto encontrarse con los presidentes de Argentina, Mauricio Macri, y con el de Chile, Sebastián Piñera, con quien este lunes apostó por el libre comercio que defiende la Alianza del Pacifico, del que España es miembro observador.

También ha hablado de libre comercio con el presidente argentino, a quien ha asegurado en nombre del PP que impulsará las negociaciones para un acuerdo de libre comercio entre la UE y Mercosur que en una década han registrado estancamientos, casi abandono y reactivacinoes.

En si primera jornada en Colombia, Casado ha conversado con cuatro mandatarios latinoamericanos, de los diez que han acudido a la toma de posesión, porque a Duque, Piñera y Macri se ha sumado el presidente de la República de Honduras, Juan Orlando Hernández.

En principio también tenía intención de verse con el presidente saliente, Juan Manuel Santos, pero finalmente no ha sido posible por una cuestión de retrasos con los aviones, indican fuentes del PP.

El dirigente está enfrentado a la línea dura, particularmente sobre el proceso de paz con las FARC, que Duque ha heredado de su mentor el también expresidente Álvaro Uribe, a quien Casado presentó hace meses y mostró su admiración en un almuerzo informativo en Madrid.

Este martes, Casado ha “analizado” con Uribe “la necesidad de luchar contra el narcotráfico y el crimen organizado”, ha tuiteado al término de un encuentro entre ambos, en el queel líder del PP ha tomado partido por él frente a Santos al señalar que “no cabe la impunidad para lograr el fin del narcoterrorismo”.

Se trata de reuniones breves que el líder del PP no ha dudado en difundir a través de su cuenta de Twitter, incluido el mensaje que publicó la Cancillería (Ministerio de Exteriores) colombiana para anunciar su llegada al país.

Los primeros con los que Casado se ha reunido han sido políticos colombianos como el propio Duque, a quien, tras su elección en las presidenciales del pasado 18 de junio, el líder del PP garantizó que asistiría a su toma de posesión siendo presidente del partido.

Casado se ha referido a Duque como “amigo y aliado de España, defensor de la libertad y la democracia frente al totalitarismo de Maduro”.

Duque ha respondido a este tuit de Casado con otro, en el que le ha agradecido que le acompañe en el acto de posesión presidencial.

Nada más llegar a Bogotá, este lunes cenó con el expresidente colombiano Andrés Pastrana, a quien Casado ha mostrado su cariño en un tuit en el que se refiere a él como “mi querido” Andrés Pastrana.

Apoyo frente a la represión en Nicaragua

El presidente del PP también ha expresado su “apoyo” ante la “represión del Gobierno de Ortega” al líder del Partido Conservador de Nicaragua, Alfredo César.

César fue opositor a la dictadura de Anastasio Somoza y en el pasado ocupó cargos tan relevantes como el de ministro de Reconstrucción Nacional y presidente del Banco Central de Nicaragua. En 1996 disputó sin éxito la presidencia del país y en 1997 dejó la política para decicarse al sector inmobiliario.

Regresó y en 2016 se convirtió en líder del Partido Conservador y obtuvo un escaño de diputado.

Casado también se ha reunido con opositores a Nicolás Maduro en Venezuela, entre ellos con el coordinador de Primero Justicia, Julio Borges, y con Leopoldo López Gil, padre del líder de Voluntad Popular, a quien el Gobierno español concedió la nacionalidad por carta de naturaleza en 2015.

Bolivia y Ecuador

Casado ha departido también con Oscar Ortiz, el secretario general de Demócratas Bolivia, el primer partido de la oposición al Gobierno de Morales en el país andino.

Ortiz es miembro del Senado boliviano, vicepresidente de lla Organización Demócrata Cristiana de América Latina y vicepresidente de la Unión Internacional Demócrata.

A la espera de verse con Macri y Piñera, Casado ha cerrado su ronda de contactos con el líder del Movimiento CREO de Ecuador, el empresario Guillermo Lasso.

Lasso fue superministro de Economía en 1999, el año en el que la crisis financiera ecuatoriana terminó con la dolarización de su moneda, y en las elecciones de 2017 pasó a segunda vuelta con el candidato oficialista, Lenin Moreno, que resultó finalmente elegido para suceder a Rafael Correa, con quien no tardó en enemistarse.