EMILIO ORDIZ

Sánchez y Casado

La primera reunión en el Palacio de la Moncloa entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente del PP, Pablo Casado, ha finalizado tras casi tres horas. Durante este largo encuentro, ambos han pasado revista a los principales asuntos de actualidad, como la inmigración, la situación en Cataluña o la política económica. 

Casado ha trasladado a Sánchez que el PP va a ser “leal y responsable” tanto en la defensa de la unidad de España como en los planteamientos de una recuperación económica que, según el líder popular, “siga el camino marcado por Rajoy”. También se ha puesto del lado del Ejecutivo en materia internacional, en particular sobre el refuerzo en Defensa.

Eso sí, el PP ha planteado exigencias: fortaleza “frente al independentismo”, sin conceder cesiones ni negociaciones en lo relacionado con un potencial referéndum. “Hay que evitarlo para no judicializar nuevos procesos”, ha dicho Casado. Sobre ETA, el líder del Partido Popular ha sido muy rotundo, y aseguró que no van a apoyar “un acercamiento de presos”.

“Hemos pedido también que la política tributaria siga siendo la de bajar impuestos“, esgrimió Casado en rueda de prensa, y defendió que por ello su grupo parlamentario no apoyó la nueva senda de déficit planteada por el Ejecutivo la semana pasada en el Congreso de los Diputados.

Otro de los temas importantes ha sido la migración. El PP ha pedido “seguridad y apoyo” para las fuerzas de seguridad en las fronteras, y por otro lado “cooperación en origen” para evitar que los migrantes “tengan que ser extorsionados por mafias”. Casado cree que lo que plantea “ha tenido buen resultado” cuando ha gobiernado su partido. Sentenció que lo que necesita África es “un nuevo plan Marshall”. 

Retomar el 155

Pablo Casado tampoco ha escatimado en el mensaje sobre Cataluña. “No vamos a fomentar ni a llegar a acuerdos con quienes quieren romper España”, ha dicho. Y añadió, además, que el PP “daría su mayoría absoluta en el Senado” en el caso de que el Gobierno decidiera aplicar de nuevo el artículo 155 si la Generalitat “no cambia su hoja de ruta”.

“El 155 se puede volver a aplicar, pero la iniciativa tiene que ser del Gobierno“, avisó Casado, que se refirió a que si el Govern “vuelve a plantear la ruta de la independencia unilateral”, el Partido Popular adoptará una posición “frontal” y de absoluto rechazo.

Ha lanzado un órdago al presidente del Ejecutivo: “No creo que exista un proyecto para España, como no lo hubo en la moción de censura”. El líder popular comentó que la debilidad del PSOE en el poder es “una evidencia”.

Sánchez, por su parte, ha pedido a Casado que mantenga esa “lealtad” para que España “avance”. Lo que sí han celebrado ambos es el “buen tono” en el que se ha dado la reunión.

Acusaciones en el PSOE

Más duro ha sido el mensaje de la presidenta del PSOE, Cristina Narbona, que ha acusado a Casado de hacer una oposición “demagógica” hasta ahora en cuestiones de Estado, pero al mismo tiempo espera que la actitud “cambie en el futuro”. Narbona reconoción que este es el “inicio de una nueva etapa”.

“El PSOE tiene una política para las cuestiones de migración que no tuvo el anterior Gobierno”, dijo Narbona. Desmiente al propio Casado y aseguró que el Ejecutivo socialista “está gobernando desde el primer día”. Asimismo, ha pedido al PP que tengan una visión “realista” de lo que pasa en España. “Los ciudadanos de nuestro país han querido que el señor Mariano Rajoy deje de ser presidente del Gobierno”, apuntilló.

Primer CIS con estimación de voto

El encuentro de esta tarde ha tenido lugar pocas horas después de que se conozca el primer sondeo con estimación de voto del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) desde que Sánchez está al frente del Gobierno.

Dicha encuesta, no obstante, no podrá reflejar el efecto de la llegada de Casado al liderazgo del PP por producirse después del trabajo de campo para elaborarla.