Boedgeap

Bang & Olufsen ha vuelto a hacerlo. La marca danesa ha conseguido sorprendernos una vez más dando a conocer en IFA 2018 una nueva caja acústica con un diseño que se aleja radicalmente de la idea que todos tenemos en mente acerca de cómo es el recinto de un altavoz. Y es que este Beosound Edge tiene un diseño rompedor que no deja indiferente a nadie. Y que posiblemente generará entusiasmo y rechazo a partes iguales.

De hecho, durante su presentación en la feria berlinesa pude escuchar como buena parte de los periodistas que había en la sala se debatían entre la estupefacción y la incredulidad. Y estoy hablando únicamente de su diseño. En su sonido, que es si cabe más importante porque, al fin y al cabo, se trata de una caja acústica inalámbrica, profundizaremos un poco más adelante.

Bang & Olufsen Beosound Edge: un diseño original que no parece apto para todo el mundo

B&O no es una marca popular. Diseña y fabrica productos de lujo para consumidores a los que les seduce un diseño cuidado y original. Y esta caja acústica es un fiel reflejo de esta premisa. Como podéis ver en las fotografías que ilustran este artículo, tiene forma de moneda. Eso sí, de una moneda gigantesca porque tiene un diámetro de 50,2 cm y una profundidad de 13 cm. En las fotografías aparece sin la cubierta de tela que oculta los altavoces de la caja acústica, pero inicialmente llegará acompañada de una cubierta de color negro, y B&O nos ha confirmado que más adelante lanzará cubiertas de otros colores.

El marco de esta caja acústica es de aluminio e incorpora en su parte superior una interfaz táctil que se ilumina sola cuando nos acercamos gracias a unos sensores de proximidad

El marco, como podéis ver, es de aluminio. Durante la presentación pude acercarme lo suficiente a la caja acústica para examinar su acabado con todo detalle, y puedo aseguraros que es impecable. Los bordes, la superficie de aluminio, los controles… Todo está cuidadosamente mecanizado. Además, el marco tiene una sola pieza, sin cortes ni fisuras. La construcción de Beosound Edge es sobresaliente y parece concebida a prueba de audiófilos tiquismiquis, entre los que me encuentro.

Pero el ejercicio de diseño que ha llevado a cabo Michael Anastassiades, que es el diseñador industrial que ha colaborado con B&O en la puesta a punto de esta caja acústica, no termina aquí. Si la miramos a varios metros de distancia no podremos ver botones ni ningún elemento de control sobre su superficie, pero si nos acercamos a ella unos sensores de proximidad nos percibirán y activarán discretamente la iluminación de la interfaz táctil alojada en la parte superior del recinto de aluminio.

Boedgediseno

Para actuar sobre los controles de reproducción de la caja acústica (es compatible con AirPlay 2, Chromecast y Bluetooth) solo tenemos que tocar los controles táctiles ubicados en la parte superior del marco de aluminio. Podemos detener la reproducción, reanudarla, saltar a la siguiente pista, a la anterior, etc. ¿Y cómo manipulamos el volumen? En este ámbito los diseñadores de B&O han tenido una idea original, pero no tengo claro que a medio plazo resulte cómodo más allá del impacto inicial que provoca.

Y es que para incrementar o reducir el volumen tenemos que hacer rodar la caja acústica hacia delante o atrás. Solo es necesario inclinarla un poco. No hace falta desplazarla. Pero, aun así, en el día a día creo que este procedimiento puede perder la gracia y volverse un poco incómodo. En cualquier caso, es algo que descubriré y compartiré con vosotros si más adelante tengo la oportunidad de probarla a fondo y más allá de esta primera toma de contacto.

Boedge

Una característica interesante de este producto que ha sido confirmada por B&O consiste en que podemos controlar la caja acústica utilizando nuestra voz siempre y cuando la emparejemos previamente con un dispositivo Amazon Echo, o bien con otra caja acústica que cuente con Google Assistant, como son, por ejemplo, Beosound 1 y 2, de la propia B&O.

Como colofón a este apartado solo me gustaría añadir que es agradable ser testigo de la llegada al mercado de un producto tan bien construido como este. Y con un diseño tan original. Aunque es evidente que el atrevimiento que han tenido los diseñadores de B&O tiene un precio: es muy probable que a muchas personas su diseño no les guste. De hecho, como os he contado, durante la presentación no pude evitar escuchar como otros periodistas se posicionaban tanto a favor como en contra de esta estética tan inusual. Algo, por otra parte, que forma parte del ADN de B&O.

Su calidad de sonido tampoco deja indiferente

Antes de indagar en su calidad de sonido, que a mí, honestamente, me parece lo más importante porque, al fin y al cabo, este producto sirve para escuchar música, es interesante que repasemos algunas de las características de esta caja acústica. Desafortunadamente B&O aún no ha hecho públicas las especificaciones detalladas de este producto, y por esta razón no he podido publicar una tabla que me habría permitido compartir con vosotros parámetros tan importantes como son su respuesta en frecuencia o su distorsión armónica total.

Esta caja acústica proyecta el sonido por sus dos laterales, creando un campo sonoro de 360 grados

Lo que sí sabemos, en gran medida porque lo vemos en las fotografías y yo lo pude comprobar en vivo durante la presentación, es que Beosound Edge cuenta con dos tweeters de cúpula blanda de 3/4 de pulgada que se responsabilizan de restituir las altas frecuencias, dos altavoces de medios de 4 pulgadas para la gama media y un woofer de 10 pulgadas que tiene la importante responsabilidad de reproducir el extremo grave. Esta caja acústica solo tiene un woofer, pero los altavoces de medios y agudos están duplicados porque hay uno de cada tipo en cada uno de los laterales del recinto.

Esta característica nos da una pista importante acerca de una de las capacidades de esta caja acústica: puede proyectar el sonido por ambos laterales, y, por tanto, en una distribución de 360 grados. No obstante, podemos actuar sobre esta prestación para, por ejemplo, evitar que los altavoces de uno de los laterales generen sonido recurriendo a una app para smartphone que B&O lanzará cuando esta caja acústica llegue a las tiendas.

Boedgesonido

Antes de que os explique cuáles son mis impresiones acerca de su sonido me parece muy importante reconocer que las condiciones acústicas de IFA no eran las adecuadas para llegar a conclusiones definitivas en esta materia. Ni el espacio acústico era el adecuado ni las condiciones de escucha las idóneas, sobre todo por el ruido ambiental que había en la sala. Aun así, pude formarme una idea bastante aproximada acerca del sonido que nos ofrece Beosound Edge.

A pesar de los factores que jugaban en su contra, que son los que acabo de mencionar, pude comprobar que esta caja acústica suena inusualmente bien. Y parte de la responsabilidad de este rendimiento la tiene su diseño. Sí, curiosamente este es uno de esos ejemplos en los que la forma precede a la función. Y es que el hecho de que el recinto tenga forma de moneda, y, por tanto, carezca de esquinas, hace virtualmente imposible que se produzcan ondas estacionarias en su interior, que siempre resultan perjudiciales para el sonido.

Además, esta peculiar forma dota al recinto de una gran rigidez, minimizando de esta manera la posibilidad de que las microvibraciones echen por tierra la capacidad de análisis y la resolución de la caja acústica. Hasta aquí todo es teoría, pero nos prepara para lo que yo escuché durante esta primera audición. Y, en gran medida, avala mis impresiones iniciales.

Boedgesonido2

Lo primero que me llamó la atención de esta caja acústica fue el nivel de presión sonora que es capaz de entregar. Sin lugar a dudas consigue llenar de sonido un espacio de 50 metros cuadrados, que era aproximadamente el tamaño de la sala en la que B&O hizo la demostración, manteniendo la distorsión bajo control. Además, me sorprendió la resolución de su gama media, posiblemente debido a la rigidez del recinto, y también la contundente pegada del woofer de 10 pulgadas, que en algunos momentos me recordó a mi antiguo subwoofer B&W de 12 pulgadas. Y esto no está nada mal.

Destaca por la pegada de su woofer de 10 pulgadas, su dinámica y la amplitud de su escena sonora, pero adolece de cierta falta de precisión al colocar los instrumentos en esta última

Si nos ceñimos a su dinámica, el trabajo realizado por los amplificadores de potencia en clase D que excitan cada altavoz es fenomenal. B&O aún no lo ha revelado, pero sospecho que se trata de los mismos amplificadores monofónicos ICEPower que esta marca ha integrado en otras de sus cajas acústicas. Como veis, mis primeras sensaciones son positivas, pero me temo que esta caja acústica no es perfecta.

La carencia más importante desde el punto de vista sonoro que percibí durante la audición tiene que ver con la forma en que proyecta el sonido. La escena sonora es amplia, y esto es bueno, pero no consigue colocar los instrumentos en ella con la precisión que alcanzan algunas cajas acústicas audiófilas de precio similar, lo que en algunos momentos genera cierta confusión y embotamiento.

Bang & Olufsen Beosound Edge, la opinión de Xataka

Como tantos otros productos de B&O, esta caja acústica no deja a nadie indiferente. Es perfectamente razonable que su diseño pueda no gustar a algunas personas. Incluso es posible que algunos audiófilos echen de menos una mayor resolución, y, sobre todo, una precisión más alta a la hora de colocar los instrumentos en los planos sonoros correctos y dimensionar la escena sonora. Pero es innegable que Beosound Edge tiene personalidad. Y llama la atención, algo que no es fácil en una época en la que cada vez es más difícil que algo nos sorprenda.

En mi opinión, esta caja acústica no representa la mejor opción para los audiófilos más exigentes, pero es probable que muchos melómanos a los que les importa el diseño, y, además, buscan un producto con un marcado aire de exclusividad, se sientan atraídos por esta propuesta. Eso sí, no es barata. B&O ha confirmado que llegará a las tiendas a mediados del próximo mes de noviembre con un precio de 3.250 euros. Así que quien quiera hacerse con una tendrá que esperar. Y ahorrar.

Más información | Bang & Olufsen
En Xataka Smart Home | El altavoz BeoSound Edge es la nueva propuesta de Bang & Olufsen y desde luego no pasa desapercibido

También te recomendamos

Un par de chicos listos: smartphones y smart TVs, la revolución del ocio tecnológico mano a mano

Qué tienen estos auriculares para costar 6.500 euros: analizamos en profundidad los HiFiMan Susvara

La alta fidelidad no tiene por qué ser elitista: te ayudamos a configurar un equipo de buena calidad y precio realista


La noticia Bang & Olufsen Beosound Edge, primeras impresiones: ¿suena realmente bien o solo es otra caja acústica de diseño demasiado cara? fue publicada originalmente en Xataka por Juan Carlos López .