AGENCIA ATLAS

Exhumación

Luz verde 42 años después para que los restos de Franco recorran el camino inverso. Así lo aprobó el viernes el Consejo de Ministros por Decreto Ley y así lo recoge este sábado el Boletín Oficial del Estado. Se inicia un periodo de un año para llevarlo a cabo, periodo que el Gobierno no tiene intención de agotar.

Llegado el momento de la exhumación, lo primero será retirar la pesada losa de 1.500 kilos que mantienen bajo tierra al dictador. Una vez apartada la losa los operarios tendrán que extraer el ataúd valiéndose de cuerdas o cables.

Cuando el ataúd salga a la luz el dictador se verá rodeado de caídos de la Guerra Civil, de la 33.847 víctimas con las que ha compartido lecho y que le harán pasillo mientras recorre los poco más de 250 metros que separan la que fue la tumba del dictador, desde finales de 1975, de la explanada. Franco tomará entonces rumbo a su nuevo destino lejos de las víctimas tal como lleva años solicitando la ONU.

Antes, la familia tendrá 15 días, una vez iniciado el trámite, para decidir el destino del dictador. Y así lo harán, según ha manifestado su nieto Francis Franco. Si no es así, la decisión del lugar la tomaría el Gobierno.