20MINUTOS.ES

  • La modelo y presentadora italiana ha sido entrevistada por Bertín Osborne en el programa ‘Mi casa es la vuestra’.

Antonia Dell'Atte

La modelo y presentadora Antonia Dell’Atte ha reflexionado sobre su pasado en el programa de Bertín Osborne Mi casa es la vuestra, donde ha contado la tormentosa relación que tuvo con Alessandro Lequio y cómo descubrió la infidelidad del que fue su marido con Ana Obregón.

“Fue una época horrorosa”, ha recordado en dicha entrevista, emitida este pasado viernes. Ambos se conocieron en 1986 y un año más tarde, Lequio la invitó a una fiesta con motivo de su cumpleaños, cuando en realidad se trataba de una cita a solas con ella, algo que a Dell’Atte le pareció “romántico”.

El principio de su relación con Lequio —a quien ella se refiere como “Dado”—, que Dell’Atte describe como “un cuento de hadas”, cambió radicalmente tras contraer matrimonio. “Fue una historia bonita, fantástica, hasta que me quedo embarazada y nos casamos”. Tras la boda, agrega la modelo “empezó a salir su carácter”.

A pesar de ello, Dell’Atte asegura que ahora Lequio “ha cambiado, estoy contenta porque ha cambiado“. Aunque su matrimonio con Lequio fue para ella “una época horrorosa, él lo sabe, y le he perdonado”.

Dell’Atte también ha contado cómo descubrió la infidelidad de Lequio con Ana Obregón, con quien mantiene en la actualidad una buena relación. “A Ana la conozco en Roma, estaba allí grabando una película. Me la presentan, me pareció una chica mona”, recuerda. Poco después se trasladaron a vivir a España, y es ahí cuando Lequio y Dell’Atte coincidieron de nuevo con Obregón. “En mi cabeza no podía pensar que (Lequio) podía irse con Obregón porque no era su tipo, pero algo pasó en esa cena”.

Meses después, Dell’Atte descubrió que Lequio salía con Obregón de la manera más casual. “Cogí su agenda y vi que tenía su número apuntado, así que lo copié y me lo guardé”, indica. Tras sospechar a raíz de otra llamada de que algo pasaba entre Lequio y Obregón, y después de que este le dijese que tenía previsto un viaje a Mallorca, decidió llamar al número de teléfono que había copiado de su agenda, donde le respondió la propia Obregón, lo que confirmaba sin lugar a dudas la infidelidad. A la vuelta, las fotografías de Lequio y Obregón en el aeropuerto copaban los medios de comunicación, y aunque en un primer momento él se negaba a abandonar el domicilio familiar a pesar de confesarle que estaba enamorado de Obregón, finalmente recogió sus pertenencias y se fue de la noche para la mañana. “Me desperté y la casa estaba vacía”, asegura.

Dicha infidelidad le preocupó “no por ser la cornuda, sino por el escándalo, ya que nos pidieron que no creáramos ningún escándalo —Lequio es sobrino nieto de Juan Carlos I—, por eso yo me portaba bien”.

La modelo prosigue diciendo que fueron Obregón y Lequio quienes la hicieron famosa en España. “Si ellos hubieran estado callados, yo no hubiera sido quien soy en España. Yo tuve a toda la sociedad española a mi lado”, ha recordado.

Asimismo, la modelo ha explicado el porqué de su enfrentamiento con Ana Obregón, que duró 25 años: “Me enfadé con la Obregón por todos los montajes que hacían para que yo pareciera la mala“.