20MINUTOS.ES

  • Debe decidir sobre la custodia de sus hijos y el reparto de su patrimonio.
  • Jolie quiere la custodia total de los niños, mientras que Pitt busca una custodia compartida.

Angelina Jolie y Brad Pitt

Finalmente, el juicio para el divorcio de Brad Pitt y Angelina Jolie ya tiene fecha. La expareja se verá con un juez el próximo 4 de diciembre para acordar la custodia de sus hijos y el reparto de su patrimonio. Han pasado dos años desde la separación de una de las grandes y mediáticas parejas de Hollywood. La actriz presentó la solicitud de divorcio el 20 de septiembre de 2016.

El asunto será juzgado por un magistrado desde el próximo 4 de diciembre, según la web TMZ, que dice tener la documentación del caso. Así, aseguran que la pareja no tenía un acuerdo prematrimonial. Puesto que habrá que decidir sobre la custodia de sus hijos y el reparto de su patrimonio, el juicio podría durar unas dos o tres semanas.

Pitt y Jolie llevan meses tratando de ponerse de acuerdo en las negociaciones por su divorcio, con el tema de las visitas de Brad como foco de las discrepancias. La actriz y el actor tienen seis hijos, Maddox, de 16 años; Zahara, de 13; Pax, de 14; Shiloh, de 11; y los gemelos de 9 años Knox y Vivienne. Maddox, el mayor de ellos, es el único que puede decidir libremente con quién estar y cuánto tiempo.

Angelina quiere la custodia total de los niños, mientras que Brad busca una custodia compartida. De hecho, se ha venido quejando de que ella le niega el derecho a criar a sus hijos.

En junio, el juez de menores que llevaba el caso hizo una advertencia a Jolie: podría perder la custodia física de sus hijos si seguía impidiendo que su padre les viera como establecía un acuerdo inicial. Dos meses después, el juez la obligó a ampliar el horario de visitas de sus hijos a Pitt.

El proceso de separación ha sufrido diversos altibajos desde la noticia de su ruptura. Y entre medias se han cruzado algunas acusaciones. Por ejemplo, ella denunció que Brad no pagaba la pensión alimenticia de sus hijos, cosa que el actor desmintió.

De entre las muchas cavilaciones que surgieron sobre los motivos de su separación, Brad fue acusado de haber maltratado supuestamente a sus hijos, finalmente se supo por una entrevista concedida a GQ que el actor atravesó problemas con el alcohol y que estaba trabajando por superarlo.