AGENCIAS / 20MINUTOS.ES – VÍDEO: AGENCIA ATLAS

El drama de la inmigración

Al menos 17 inmigrantes fallecieron este lunes en aguas de Melilla y de Barbate, en la provincia de Cádiz. cuando intentaban cruzar el Estrecho. Trece de ellos perdieron la vida frente a las costas de la ciudad autónoma y otros cuatro murieron tras impactar su patera contra las rocas en la citada localidad gaditana.

En Melilla, un total de 13 inmigrantes fallecieron mientras que otras 93 personas fueron rescatadas con vida por Salvamento Marítimo cuando iban a bordo de dos pateras que se dirigían a la península.

Según informó un portavoz de la Delegación del Gobierno de Melilla, Salvamento Marítimo rescató a unas 20 millas de la costa de Melilla a las personas que viajaban en dos embarcaciones, una localizada a 12 millas de la isla de Alborán, y la otra, a unas 18 millas al noreste del Cabo Tres Forcas.

La patrullera Guardamar Polimnia atracó a las 17.10 horas en el muelle nordeste III del puerto de Melilla, desembarcando a 80 inmigrantes subsaharianos —75 varones y cinco mujeres—, que fueron trasladados al CETI para ser puestos a disposición del Cuerpo Nacional de Policía. También la Guardamar rescató nueve cadáveres, todos varones.

La citada fuente añadió que tras pasar aviso al centro de coordinación de Cruz Roja, se personaron en el lugar tres ambulancias de esa organización a las 17.20 horas y a las 17.25 llegó otra ambulancia de 061.

Los facultativos de Cruz Roja y 061 iniciaron maniobras de reanimación de cuatro inmigrantes varones, falleciendo finalmente todos ellos, por lo que el número total de fallecidos se ha elevado a 13.

A la llegada de la patrullera se encontraban en lugar funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía, de Policía Local de Melilla, Policía Portuaria y de Guardia Civil. La Unidad Orgánica de la Policía Judicial se hizo cargo de las diligencias por el fallecimiento de los inmigrantes.

“Ateridos de frío”

Por otra parte, al menos cuatro magrebíes de entre 20 y 30 años murieron en la madrugada de este lunes a unos cien metros de la costa de Caños de Meca, en Cádiz, al chocar la patera en la que viajaban con unas rocas, lo que provocó que la embarcación se desgajara y sus más de 40 ocupantes cayeran al mar.

Los gritos de auxilio de 22 supervivientes al llegar, “ateridos de frío”, a la playa de Caños de Meca, fueron escuchados por un vecino de la zona sobre las cuatro de la madrugada.

El vecino decidió alertar a la Guardia Civil, que desplegó un dispositivo de unos 70 agentes por tierra, mar y aire, en el que también colaboró Salvamento Marítimo. Al llegar al lugar los agentes encontraron a los 22 supervivientes, junto al cadáver de un joven de unos 25 años. El dispositivo comenzó entonces a buscar al resto.

Horas después, un helicóptero de la Guardia Civil localizaba en el agua los cadáveres de otros dos inmigrantes, con chaleco salvavidas puesto, y el equipo de actividades subacuáticas del instituto armado, a un cuarto.

La Guardia Civil espera que haya más supervivientes y que, al alcanzar la costa, como suelen hacer, se hayan escondido entre los apartamentos, ahora poco habitados, hasta la caída de la noche, para poder continuar su huida con más facilidad y sin ser interceptados por los agentes.

Pero no descarta tampoco que haya más fallecidos, que otros ocupantes de la patera que no llevaran chalecos salvavidas se ahogaran y que, al quedar empapadas las ropas que llevaban puestas, se habrían hundido en el agua.

Por eso este martes por la mañana “con las primeras luces del día”, y durante “el tiempo que haga falta”, se ha reanudado la búsqueda de una veintena de desaparecidos, según dijo a los periodistas Luis Martín, teniente coronel de la Guardia Civil y jefe de Operaciones de la Comandancia de Cádiz.

“Condiciones infrahumanas”

Aunque no se sabe con exactitud la cantidad de inmigrantes que viajaban, se estima que iban entre 40 o 45 en una embarcación de madera con la que salieron hace dos días de la costa marroquí. “Iban totalmente hacinados en unas condiciones infrahumanas”, explicaba el teniente coronel.

En esa embarcación navegaron 48 horas, afrontando viento frío, un intenso oleaje y hasta lluvia, hasta que, cuando estaban a unos 100 metros de la playa de Caños de Meca, la patera chocó contra un islote de rocas porque la marea estaba baja. El teniente coronel destacó que la madera de la patera era de “muy mala calidad”, con lo que “al primer impacto se ha desintegrado”. Solo 20 de los más de cuarenta ocupantes llevaban chaleco salvavidas, “por llamarles chaleco salvavidas a los que hemos visto”, añadió.

“Cada vez hay más rivalidad [entre las mafias]. Compiten por precio, para abaratar el precio no dudan en poner en riesgo cada vez más la vida de estas personas y las consecuencias de eso es lo que hemos visto esta mañana”, afirmó.

Más de 500 muertes

Los 22 supervivientes localizados, entre ellos nueve menores, fueron atendidos por Cruz Roja, antes de ser puestos a disposición judicial. Los cuatro cadáveres fueron trasladados al depósito forense de Cádiz, donde permanecerán un tiempo, a la espera de que puedan ser identificados y de que sus familias puedan ser localizadas y hacerse cargo de los cuerpos.

La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía recordó que estas muertes hacen que, en lo que va de año, más de 500 inmigrantes hayan muerto o desaparecido en aguas del Estrecho de Gibraltar “intentando superar el muro que ha construido nuestro país y la UE”. LA APDH ha convocado para este martes una concentración ante la sede de la Subdelegación del Gobierno de Cádiz para expresar su dolor por esta nueva tragedia de la inmigración.