20MINUTOS.ES

Aftersun o crema hidratante: ¿cuál es mejor para cuidar la piel después del sol?

Durante el verano, los rayos del sol inciden de forma perpendicular sobre el hemisferio norte y ello, sumado al mayor número de horas de luz provoca el aumento de las temperaturas. Durante esta temporada estival en la que el buen tiempo y las altas temperaturas son las protagonistas, las vacaciones se dedican por lo general a disfrutar de la playa o la piscina, lugares en los que, aunque se combate mejor el calor, también se expone la piel mucho más a la radiación ultravioleta, por lo que hay que tener especial cuidado en su protección e hidratación.

Este primer paso, el de la protección, es, para la vicepresidenta de la Academia Española de Dermatología y Venereología, Yolanda Gilaberte, “necesario” ya que “el problema fundamental no depende de que te pongas después una crema o no, puesto que es un producto complementario para ayudar, lo importante es ponerse protección solar antes”.

¿Cuándo? Según la especialista, 20 minutos antes es un buen momento, aunque, indica, “un estudio que se ha publicado hace poco dice que es efectiva casi nada más ponérsela, por lo que con que se aplique 10 minutos antes es suficiente”. Aún así, la dermatóloga recuerda que el proceso de aplicación del fotoprotector debe ser repetitivo “cada dos o tres horas”.

Tal y como indica Gilaberte, el número de horas recomendado para tomar el sol depende “del fototipo, el color de piel y la capacidad de bronceado de cada uno, porque hay pieles que se broncean más fácilmente y pueden estar más tiempo expuestas al sol que otras; y del momento del día, ya que el sol de entre las doce de la mañana y las cuatro de la tarde es más dañino y resulta más fácil terminar con una quemadura solar”.

Y después, ¿’after sun’ o crema hidratante?

Por mucha protección solar que se haya aplicado, tras la exposición es recomendable aplicar productos hidratantes para “contrarrestar los efectos nocivos del sol en la piel”. Para ello, pueden utilizarse o bien una crema hidratante o bien un ‘after sun’ que, según explica la especialista, “no deja de ser lo mismo, una crema hidratante, pero específica para que se aplique después del sol”.

Este tipo de cremas ‘after sun’, que cuentan con compuestos antioxidantes como la vitamina E o sustancias calmantes para el efecto del eritema solar, que produce inflamación en la piel, así como sustancias que tratan de reparar el daño que la radiación ultravioleta puede hacer en el ADN”, son lo suficientemente potentes “como para que una sola aplicación cumpla su efecto, aunque si crees que tu piel necesita más hidratación puedes volver a ponerte en varias ocasiones”.

Como explica Gilaberte, cremas hidratantes “hay muchas, y la elección dependerá de para qué la queramos. Por ejemplo, si lo queremos para aplicar sobre una piel seca, habrá que buscar una que aporte más lípidos, si la queremos como efecto calmante, alguna que lleve aloe vera o caléndula”. En principio, prosigue, “mientras no haya una herida abierta en la piel, una ampolla o algo semejante, una crema hidratante no tiene una contraindicación para aplicarla”.