EUROPA PRESS

María Dolores De Cospedal Y Su Marido, Ignacio López Del Hierro

Cargos del PP afines a María Dolores de Cospedal y personas de su entorno consultadas por Europa Press han coincidido en criticar que el partido la haya dejado “sola” en esta última etapa, tras difundirse los audios del excomisario José Manuel Villarejo, sin salir en su defensa en ningún momento y darle “un poco más de calor” después de su trabajo durante una década dentro del PP.

En su comunicado de despedida, la propia Cospedal advirtió de que el Partido Popular tiene que salir a defender siempre a los suyos cuando están siendo “injustamente atacados”, cerrando filas “ante las injusticias”.

Cospedal, que apoyó hasta el último momento a Rita Barberá o Cristina Cifuentes cuando estaban en la picota, cree que su actitud en los casos de corrupción la hicieron “merecedora de la autoridad para defender el honor de tantos compañeros que fueron objeto de injusticias, sospechas y vapuleos” por el hecho de formar parte del PP.

Las fuentes consultadas confiesan que viven con “tristeza” la salida de Cospedal y no entienden que el foco se haya puesto solo en la exsecretaria general del PP pese a la “gravedad” de las conversaciones que mantuvo con Villarejo la ministra de Justicia, Dolores Delgado, que sigue sentada en el Consejo de Ministros. Esta doble vara de medir, añaden, provoca una “gran indignación”.

“Sola y abandonada”

Pero sobre todo lamentan que al final Cospedal se haya ido por la “puerta de atrás”, después de tantos años en primera línea dedicada totalmente al PP. Algunas de estas fuentes afean al partido, en especial a algunos cargos de ‘Génova’, la “frialdad” y “dureza” con la que se han conducido esta última semana, a sabiendas de que Cospedal no ha cometido “ningún delito”, según subrayan.

“Nadie ha salido a decir ni una sola palabra en defensa de Cospedal. He visto errores bastante mayores de otra gente del PP a la que sí se le ha defendido desde el primer momento”, añade un dirigente ‘popular’, que recuerda además que el partido ha respaldado durante meses a Pablo Casado cuando estaba en el foco mediático por su máster en la Universidad Rey Juan Carlos (URJC).

“Se ha sentido sola y abandonada”, afirma otra persona de su entorno, que afea a ‘Génova’ que “no tenga las espaldas más anchas” y no haya sabido “aguantar la presión” cuando el partido tiene que ser “una roca” ante los ataques de la oposición.

Además, fuentes cercanas a Cospedal no entienden la “dureza” de las últimas declaraciones de Javier Maroto, vicesecretario de Organización del PP, que este jueves ha afirmado que el PP “pasa página” con la marcha de Cospedal y que el proyecto de Casado se basa en la “limpieza”, “honestidad” y “transparencia”.

Aunque el lunes dijo tajante ante los medios que no renunciaría a su escaño, fuentes ‘populares’ confirman que Cospedal tenía decidida su marcha antes de final de año. Esa decisión, alegan, se ha precipitado tras comprobar cómo ha crecido la distancia del PP hacia ella, sobre todo tras difundirse la conversación de su marido, el empresario Ignacio López del Hierro, con Villarejo asegurando que Mariano Rajoy estaba al tanto de los encargos que se le iban a realizar.

“Ella misma maduró que no tenía sentido aguantar un calvario”. ¿Merece la pena entrar en el Congreso como si fuera una leprosa política? No se lo merece”, alegan personas del círculo de confianza de la exministra de Defensa, que explican que se ha marchado porque no quieren que la señalen como un “problema” para Pablo Casado.