La cadena de calzado estadounidense Payless abrió una falsa tienda de lujo en Los Ángeles donde vendía sus artículos decenas de veces más caros.

La empresa invitó a varios ‘influencers de moda’ a la fiesta de apertura de la tienda, que pretendía pasar por ser de la marca inventada Palessi.

Los invitados a la fiesta exclusiva pagaron entre 200 y 600 dólares por los zapatos de Payless, que generalmente cuestan menos de 40 dólares. Durante varias horas, la tienda ganó unos 3.000 dólares en ventas, informa CBS. 

Posteriormente, Payless creó varios anuncios con los ‘influencers’ evaluando los zapatos. “Yo pagaría 400 o 500 dólares“, dice una de las invitadas. “La gente se preguntará, ‘¿de dónde sacaste eso?'”, añadió.

Con este experimento social la marca quería demostrar que las prendas de moda pueden estar al alcance de cualquiera y no necesariamente deben costar precios desorbitados.